8 prácticas para reducir la infección relacionada con el catéter arterial

Por Campus Vygon

19 Ene, 2022

Las infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con la cateterización se asocian con una mayor tasa de mortalidad, una estancia hospitalaria más prolongada y un aumento del coste asistencial. Aunque la tasa de infección del catéter arterial es inferior a la encontrada en los dispositivos centrales, cuando esta se produce, puede desencadenar en graves consecuencias.

¿Qué encontrarás en este artículo?

En este artículo conoceremos la razón por la que se producen las infecciones relacionadas con el catéter arterial, así como sus manifestaciones clínicas.

Además, repasaremos las complicaciones más habituales de tres de los accesos arteriales más utilizados: arteria radial, femoral y axilar.

Por último, conoceremos 8 estrategias que pueden ayudarnos a reducir la incidencia de infección relacionada con el catéter arterial, las cuales se dividirán en:

  • Técnica aséptica
  • Preparación de la piel
  • Sitio de inserción
  • Sujeción
  • Reemplazo y retirada
  • Transductor
  • Manipulación del sistema de monitorización
  • Administración de fluidos

Para conocer más sobre las infecciones relacionadas con el catéter arterial, permanece en esta página y lee la entrada completa.


Las infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con la cateterización se asocian con una mayor tasa de mortalidad, una estancia hospitalaria más prolongada y un aumento del coste asistencial.1,6

Los catéteres arteriales son uno de los dispositivos vasculares más utilizados en las unidades de cuidados intensivos, su objetivo principal: la monitorización hemodinámica.1

Acceso de microrganismos al torrente sanguíneo

Los microorganismos que producen las infecciones relacionadas con los catéteres pueden acceder a estos por una vía extraluminal o a través de su superficie intraluminal. La adherencia de los microorganismos y su incorporación formando biocapas ocasiona la colonización de los catéteres, con la posibilidad de desarrollar una diseminación hematógena. 4

Conocer las fuentes de contaminación nos permitirá saber cómo acceden los microorganismos al torrente sanguíneo previniendo posibles complicaciones.

Las infecciones pueden ser debidas a:

  • Colonización de la punta del catéter, considerado sinónimo de infección local del catéter. 5
  • Mediante el sistema: catéter, transductor, etc. 5
  • Piel adyacente al lugar de su inserción y la superficie extraluminal. 4,5
  • Vía intraluminal. 4,5

Manifestaciones clínicas de infecciones relacionadas con los catéteres vasculares

La mayoría de las infecciones relacionadas con catéteres vasculares de corta duración comienzan como una infección local en el lugar de inserción causada por microorganismos de la piel que invaden el tracto intracutáneo durante la inserción del catéter o en los días siguientes. Cuanto más tiempo esté colocado un catéter, mayor será la probabilidad de que los microorganismos lleguen al vaso y produzcan una infección relacionada con el dispositivo vascular. 5

En ocasiones, se pueden observar signos locales como eritema, dolor o drenaje purulento en el sitio de inserción y potencialmente ocasiona una bacteriemia, con los característicos signos y síntomas de sepsis, es decir, fiebre elevada con escalofríos, taquipnea, taquicardia y leucocitosis. 4

La sintomatología asociada a una bacteriemia relacionada con un dispositivo intravascular suele desaparecer rápidamente tras su retirada. En caso de persistencia, puede deberse a la existencia de complicaciones locales, como: tromboflebitis séptica, infección metastásica, endocarditis infecciosa o endoftalmitis. 4

Las infecciones por bacilos gramnegativos, especialmente pseudomonas aeruginosa, o por cándida son de especial gravedad, y a menudo presentan complicaciones importantes, a nivel local o sistémico, que pueden ocasionar el fallecimiento del paciente si no se administra un tratamiento adecuado, si no se retira el catéter que origina la infección y si no se actúa sobre los focos sépticos derivados. 4

Complicaciones más habituales dependiendo del acceso arterial

Dependiendo del acceso arterial seleccionado será más común encontrarnos con unas u otras complicaciones, en este artículo, repasaremos tres de los accesos más utilizados: arteria radial, femoral y axilar. 7

Arteria radial

Las complicaciones en la arteria radial incluyen:

  • Isquemia de la mano y antebrazo por trombosis o embolia.7
  • Disección de la íntima. 7
  • Espasmo en el sitio de inserción. 7

El riesgo de trombosis arterial es mayor en arterias pequeñas, por ello, la tasa de incidencia es mayor en las mujeres que en los hombres. El tiempo de permanencia, también influye en la probabilidad de que se produzca esta complicación, siendo superior cuánto mayor es la duración del cateterismo. Las arterias ocluidas casi siempre se recanalizan tras retirar el catéter. 7

Arteria femoral

Las complicaciones en la arteria femoral incluyen:

  • Ateroembolia. Durante la introducción del alambre guía. 7
  • Trombosis. Mucho menor que en el cateterismo de la arteria radial. 7
  • Isquemia distal. Mucho menor que en el cateterismo de la arteria radial. 7

Arteria axilar

Las complicaciones en la arteria axilar incluyen:

  • Hematomas. Aunque son infrecuentes, pueden requerir tratamiento urgente debido a que la compresión del plexo braquial puede producir una neuropatía periférica permanente.7
  • Introducción de aire o formación de un coágulo debido a la irrigación del catéter. Para evitar las secuelas neurológicas de estos émbolos, el médico debe elegir la arteria axilar izquierda para su cateterismo, ya que las ramas de esta arteria son más distales respecto de los vasos carotídeos que la derecha. 7

8 estrategias para evitar las infecciones del torrente sanguíneo relacionadas con el catéter arterial

Como hemos visto, las infecciones relacionadas con los catéteres arteriales son un problema de gran importancia que llevan asociado un alto riesgo morbilidad y mortalidad.

No obstante, existen ciertas estrategias que podemos llevar a cabo para evitar o reducir la infección relacionada con el procedimiento.

1. Técnica aséptica

Para evitar que se produzca infección relacionada con el catéter, se debe mantener una técnica aséptica para la inserción y el cuidado de estos. Al igual que con los catéteres venosos centrales, durante la canalización arterial se deben utilizar precauciones de barrera máxima. 4

Como mínimo, se debe utilizar: gorro, mascarilla, guantes estériles y un pequeño paño fenestrado estéril durante la inserción. 3

Además, antes y después de inserción manipulación o retirada de catéter, así como antes y después de colocar, manipular o reemplazar el apósito, se deberá realizar una correcta higiene de manos, con agua y jabón o con derivados alcohólicos. La utilización de guantes estériles no excluye, en ningún caso, una correcta higiene de manos. 3,4

2. Preparación de la piel

Se debe preparar la piel realizando una limpieza con preparación de clorhexidina> 0,5% con alcohol, yodóforo o alcohol 70% antes de la inserción del catéter arterial periférico y durante los cambios de apósito. 1,3

3. Sitio de inserción

Los sitios de inserción femoral o axilar presentan mayor riesgo de infección, por ello, en adultos, siempre que sea posible, se prefiere el uso de los sitios radial, braquial o dorsal del pie para evitar esta complicación. 3

No obstante, la infección no es la única complicación a la que nos enfrentamos durante la canalización, por ello, se debe analizar el riesgo-beneficio de cada sitio de inserción teniendo en cuenta las características diferentes de cada paciente, con el fin de seleccionar la ubicación ideal del dispositivo.

4. Sujeción

Se ha demostrado que el riesgo de infección disminuye significativamente con el uso de apósitos impregnados de clorhexidina. 1

5. Reemplazo y retirada

El catéter arterial no debe reemplazarse de forma rutinaria, a no ser que exista una indicación clínica que lo justifique. Por otra parte, en el mismo momento que el catéter arterial deje de ser necesario, debe retirarse. 3

6. Transductor

El fluido dentro del sistema de monitorización, principalmente en el sistema de transducción, es una fuente de contaminación por bacilos gramnegativos y puede dar lugar a bacteriemia. 2

Los componentes del sistema de monitorización, incluidos los dispositivos de calibración y la solución de lavado deben ser estériles. 3

Además, se recomienda utilizar, siempre que sea posible, conjuntos de transductores desechables, en lugar de reutilizables. 3

Los transductores desechables o reutilizables, así como los otros componentes del sistema (incluidos el tubo, el dispositivo de lavado continuo y la solución de lavado) deberán reemplazarse cada 96 horas. 3

Cuando no sea posible el uso de transductores desechables y se opte por reutilizables, estos deberán esterilizarse siguiendo las instrucciones del fabricante. 3

7. Manipulación del sistema de monitorización

Se recomienda minimizar el número de manipulaciones y entradas en el sistema de monitorización, así como usar un sistema de lavado cerrado, es decir, lavado continuo; en lugar de un sistema abierto, aquellos que requieren una jeringa y una llave de paso. Esto nos permite mantener la permeabilidad de los catéteres. 3

Además, siempre que se precisen dispositivos de prolongación, recomienda sustituir las llaves de tres pasos por sistemas cerrados sin agujas, como son los prolongadores bifurcados o trifurcados, ya que según la CDC: “Las llaves de 3 pasos […] representan una puerta potencial de entrada de microorganismos en los catéteres de acceso vascular y en los fluidos intravenosos.”

Cuando se accede al sistema de monitorización a través de un diafragma, en lugar de una llave de paso, se debe frotar el diafragma con un antiséptico apropiado antes de acceder al sistema. 3

8. Administración de fluidos

Por último, no se deben administrar soluciones que contengan dextrosa o fluidos de nutrición parenteral a través del circuito de monitorización por los riesgos que conlleva. 3

Estas recomendaciones nos ayudarán a reducir la tasa de infección relacionada con el catéter arterial, así como sus posibles complicaciones.

Para conocer más sobre la técnica de canalización arterial ecoguiada en pediatría, matricúlate en el curso impartido por el Dr. Paco Escribà. Para ello, solo tienes que hacer clic aquí o en el siguiente banner.

Bibliografía

1. O’Horo, J. C., Maki, D. G., Krupp, A. E., & Safdar, N. (2014). Arterial Catheters as a Source of Bloodstream Infection. Critical Care Medicine, 42(6), 1334–1339. https://doi.org/10.1097/ccm.0000000000000166
2. Band, J. D., & Maki, D. G. (1979). Infections caused by arterial catheters used for hemodynamic monitoring. The American Journal of Medicine, 67(5), 735–741. https://doi.org/10.1016/0002-9343(79)90727-7
3. Aldonza Valderrey, M. a. C., Arranz Martín, R., Bernal De Paz, C., Casado De Los Ojos, I., González Sánchez, M. J., Guerra De La Fuente, M., Heredero Sánchez, M., Hernández Martínez, A., López Pérez, M., Martín Román, C., Martínez Rodríguez, J., Ramos Sastre, M. a. M., Rebaque Lázaro, R., Redondo Casasola, F., Rodríguez Ferrer, M. A., Rodríguez Pozo, L. M. a., Sáenz De Navarrete Cordobés, C., Sánchez De La Poza, S., Sanz Cardenal, G., . . . Aldonza Valderrey, C. (2019). Prevención de infecciones asociadas al uso de dispositivos de acceso venoso. Guías de buenas prácticas en cuidados del acceso vascular. Hospital Universitario Río Hortega. Published. https://www.saludcastillayleon.es/investigacion/es/banco-evidencias-cuidados/ano-2019.ficheros/1519370-Gu%C3%ADa%20de%20buenas%20pr%C3%A1cticas%20en%20cuidados%20del%20acceso%20vascular.pdf
4. Ferrer, C., & Almirante, B. (2014). Infecciones relacionadas con el uso de los catéteres vasculares. Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, 32(2), 115–124. https://doi.org/10.1016/j.eimc.2013.12.002
5. O’Horo JC, Maki DG, Krupp AE, Safdar N. Arterial catheters as a source of bloodstream infection: a systematic review and meta-analysis. Crit Care Med. 2014 Jun;42(6):1334-9. doi: 10.1097/CCM.0000000000000166. PMID: 24413576.
7. Berry, C. (2020). Acceso vascular. Manual MSD. https://www.msdmanuals.com/es-es/professional/cuidados-cr%C3%ADticos/abordaje-del-paciente-con-enfermedad-cr%C3%ADtica/acceso-vascular
9. Gálvez, J., Almendro, M., Valenzuela, L. F., Méndez, I., & Gallego, P. (2006). Infecciones arteriales asociadas a cateterismo. Revista Española de Cardiología, 59(4), 391–395. https://doi.org/10.1016/s0300-8932(06)74648-6
10. ESTUDIO EPINE-EPPS. (2019). Informe España. Prevalencia de infecciones (relacionadas con la asistencia sanitaria y comunitarias) y uso de antimicrobianos en hospitales de agudos. (N.o 30). https://epine.es/api/documento-publico/2019%20EPINE%20Informe%20Espa%C3%B1a%2027112019.pdf/reports-esp

Por

Campus Vygon

Fabricamos y distribuimos material médico quirúrgico de alto valor añadido en hospitales, pero somos mucho más...
Monitorización hemodinámica en cirugía cardíaca

Monitorización hemodinámica en cirugía cardíaca

La cirugía cardíaca es una intervención de alto riesgo, durante la cual podemos observar cambios hemodinámicos de un momento a otro. ¿QUÉ ENCONTRARÁS EN ESTE ARTÍCULO? Tipos de cirugías cardíacasContraindicacionesPreparaciónRiesgos y complicaciones de la cirugía...

leer más
Monitorización hemodinámica en cirugía torácica

Monitorización hemodinámica en cirugía torácica

La combinación de comorbilidades asociadas a la cirugía torácica, unido a la invasividad del procedimiento y su impacto en la hemodinámica, convierten a esta intervención en una de las que más retos plantea al anestesiólogo. ¿Qué encontrarás en este artículo?...

leer más

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This