Descarga el ebook: Protocolo para la elección y manipulación de catéteres umbilicales en recién nacidos


El correcto cuidado del catéter es un proceso esencial porque puede evitar muchas de las complicaciones asociadas a las vías umbilicales que podrían poner en riesgo la salud de estos pequeños pacientes.

Sin embargo, para garantizar la seguridad del paciente durante su estancia hospitalaria no solo basta con conocer las herramientas básicas para evitar el riesgo. Es necesario profundizar en el conocimiento de las posibles complicaciones derivadas de los estos procesos para mejorar la asistencia. En el caso de los catéteres umbilicales, podemos dividir los potenciales peligros en dos grupos según se haya practicado un cateterismo umbilical o arterial.

Complicaciones relacionadas con catéteres umbilicales arteriales

Infección

Generalmente bacteriana1. La sepsis, en estos casos, suele relacionarse con dos factores1: el peso al nacer del RN (menos o igual a 1500 gr.) y la duración de la terapia antibiótica (canalización mayor a 3 días)2,3. A la hora de minimizar el riesgo de infección es importante tener en cuenta el material del dispositivo4, también es de vital importancia practicar una técnica estéril y evitar reposicionar el catéter una vez introducido5.

Vasoespasmo

Es una complicación frecuente en las primeras horas tras la canalización de la arteria umbilical3,5. El espasmo vascular provoca cambios de coloración en las extremidades de la piel. Aunque en ocasiones la administración de nitroglicerina tópica puede solventar la situación, ante la isquemia de miembros inferiores se recomienda calentar la extremidad contralateral para provocar una vasodilatación refleja6,5. Si la situación no ha cambiado en los 15 minutos posteriores, se debe retirar el catéter5. El vaso espasmo puede llegar a producir la pérdida de una de las extremidades inferiores7.

Trombosis arterial

Está relaciona con la duración de la canalización, aunque pueden aparecer pequeños trombos de forma prematura6,5. A pesar de esto, existen diversos factores que aumenta el riesgo de trombosis: diabetes materna, sepsis, preeclampsia, cardiopatías congénitas, deshidratación… Para disminuir las posibilidades de trombosis el equipo encargado de la cateterización umbilical debe prestar atención a el material del catéter, los orificios laterales del dispositivo y a la infusión de soluciones hipertónicos y marcadores radiopacos4.

Debe valorase, también, la hipertensión arterial, la función renal, el pulso distal y la presencia de trombos a la hora de manipular el catéte4. Para ello se recomienda practicar una eco-Doppler a las 24/48h. tras la colocación, cada 72 h. mientras permanece insertado y a las 24/48h. tras su retirada. Debe aplicarse un tratamiento de fibrinolítico intraluminal antes de retirar el catéter6.

Hemorragia por desconexión del sistema

Para evitar la hemorragia es imprescindible controlar los lugares de unión del caer con las líneas de infusión y llaves. Se recomienda que el apósito empleado en la fijación sea transparente, de este modo permite una mejor visualización del punto de inserción6. En el caso de que se produzca una hemorragia podrías necesitarse recuperar el volumen de sangre del paciente5.

 Obstrucción del catéter

La incidencia de esta complicación puede paliarse con la administración de concentraciones bajas de heparina (0,25 U/ml)6.

Al mismo tiempo, el cateterismo arterial, puede provocar otras complicaciones, menos frecuentes como: aneurisma micótico, hipertensión, parálisis del nervio ciático o perforación intestinal6. A pesar de que diferentes referencias señalan la enterocolitis necrosante como un riesgo potencial, no existe evidencia científica que relacione el uso del catéter umbilical arterial con este problema7,6.

Complicaciones asociadas al catéter umbilical: arterial o venoso

Complicaciones relacionadas con catéteres umbilicales venosos

Infección

La incidencia del catéter umbilical con el riesgo de infección bacteriana es del 22 al 59% en cuanto a colonización; y del 3 al 8% de bacteriemia4. Los factores de riesgo son similares a los comentados en el cateterismo arterial, sin embargo, la duración del cateterismo no sería un factor tan importante en la aparición de la sepsis6. El peligro de infección se incrementa en los neonatos con nutrición parenteral.

Trombosis

Derivada de una colocación incorrecta del catéter. El riesgo de trombosis portal es el más habitual como resultado del daño endotelial provocado por una colocación de la punta del catéter en un sistema de bajo flujo6,4.

Obstrucción del catéter

Al igual que con el catéter umbilical arterial, la incidencia de esta complicación puede paliarse con la administración de concentraciones bajas de heparina (0,25 U/ml)6

Lesión del sistema biliar por la punta del catéter4

Riesgos secundarios por la ubicación del dispositivo dentro de la aurícula derecha

    • Arritmias: el catéter se encuentra demasiado profundo e irrita las paredes de corazón7,4
    • Perforación de la pared auricular
    • Taponamiento cardíaco, como consecuencia de la perforación auricular4
    • Endocarditis trombótica no bacteriana4

Otras complicaciones comunes derivadas de uso del catéter umbilical venoso son la embolia aérea, flebitis, artritis sética, perforación intestinal o la fístula veno-biliar iatrogénica7,4

¿CÚANDO RETIRAR EL CATÉTER?

Para evitar las complicaciones antes mencionadas puede optarse por retirar el catéter de forma temporal. En el caso de que el paciente requiera de un acceso venoso se canalizará un catéter percutáneo antes de quitar el catéter7.

Cuándo debe retirarse el catéter umbilicalEl procedimiento de retirada es llevado a cabo por el personal de enfermería exclusivamente, por esta razón es importante que todo el equipo este formado en la realización de la técnica correcta.

  1. Retirar la fijación. El proceso debe realizarse con precaución pare evitar dañar la vulnerable piel del paciente. De este modo se evitará la aparición de erosiones en la superficie cutánea.
  2. Desinfectar el muñón, preferiblemente con agua tibia y jabón neutro
  3. Detener la administración de fluidos infundios por el catéter umbilical
  4. Técnica de retirada:
    • Catéter arterial: se empleará la “técnica de la burbuja”. Su nombre deriva del método a realizar el cual consiste en la cual consiste en permitir un pequeño reflujo del catéter que al insertar una diminuta burbuja de aire se pueda discernir el movimiento pulsátil de la arteria. Se retirará poco a poco el catéter hasta que queden, aproximadamente, 3 centímetros dentro de la vía, o bien, hasta que remite el movimiento pulsátil. Esperamos unos minutos antes de completar la retirada.
    • Catéter umbilical: se retirará lentamente el catéter
  5. Tras la retirada del catéter se procederá a la realización de un cultivo. Es importante que la punta del catéter no este en contacto con la superficie para que la muestra no se vea alterada.
  6. Colocar un apósito hemostático en caso de sangrado
  7. Posicionar al niño en decúbito supino con la zona umbilical a la vista para observar posibles complicaciones durante las horas posteriores a la retirada.

Observa atentamente estas recomendaciones y evita problemas relacionados con catéteres umbilicales. ¡No olvides dejarnos tu pregunta o comentario!

Bibliografía

  1. Ceriani, J. (2005). Manual de Procedimientos en Neonatología (p. 117). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  2. López Cruz, M. et al (2016). Manual de Procedimientos de Enfermería en las Unidades Neonatales[PDF] (pp. 72-75). Bogotá. Revisado en: http://www.saludcapital.gov.co/Documents/Manual_UCIN.pdf
  3. Sellán Soto, M., & Vázquez Sellán, A. (2017). Cuidados neonatales en enfermería(pp. 245-246). Barcelona: Elsevier.
  4. Ceriani, J. (2005). Manual de Procedimientos en Neonatología (p. 117-129). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  5. Gomella, T., Cunningham, M., Eyal, F., & Zenk, K. (2009). Neonatología(5th ed., pp. 181-182). Madrid: Editorial Médica Panamericana.
  6. Guzmán, J., & Párraga, M. (2004). Canalizaciones centrales en el recién nacido [PDF] (2nd ed., pp. 244-249). Córdoba: Puesta al día. Revisado en: https://www.elsevier.es/es-revista-anales-pediatria-continuada-51-articulo-canalizaciones-centrales-el-recien-nacido-S1696281804716509
  7. Consuelo López, V., Mimón, I., Ros, R., & Pérez, E. (2010). Protocolo de canalización y cuidados de enfermería de catéteres umbilicales. Enfermería Integral, 89, 8-11. doi: ISSN 0214-0128. https://www.enfervalencia.org/ei/89/ENF_INTEG_89.pdf

Raquel Barquín

Raquel Barquín

Delegada de ventas – Ciudad Real, Extremadura, Segovia, Toledo - Vygon España
Mª José Reguera

Mª José Reguera

Delegada especialista Obstetricia, Neonatología y Nutrición Enteral – Cataluña en Vygon España

4 Comentarios

  1. […] 5. Complicaciones en los catéteres umbilicales: ¿Cuándo retirar el catéter? […]

  2. […] 5. Complicaciones en los catéteres umbilicales: ¿Cuándo retirar el catéter? […]

  3. […] 5. Complicaciones en los catéteres umbilicales: ¿Cuándo retirar el catéter? […]

  4. […] 5. Complicaciones en los catéteres umbilicales: ¿Cuándo retirar el catéter? […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *