La prematuridad es una de las principales causas de mortalidad entre la población infantil menor de 5 años. Cerca de un millón de prematuros mueren cada año por complicaciones relacionadas con el trabajo del parto (1). Además, los recién nacidos prematuros que sobreviven requieren de una serie de atenciones especiales para superar las dificultades de adaptación a la vida extrauterina. Una vida para la que su organismo no está desarrollado (2).

De igual forma, los prematuros corren peligro de desarrollar discapacidades del aprendizaje o problemas visuales y auditivos que los acompañara durante toda la vida. El nivel de gravedad dependerá de la edad gestacional, calidad asistencial y cuidados a los que el recién nacido tenga acceso duranta sus primeros días tras el nacimiento (1,2).

Consecunecias de prematuridad

Este hecho representa un problema, cada vez mayor, para las sanidades del mundo ya que, en casi todos los países, las tasas de nacimientos prematuros se han incrementado un 36% en los últimos 20 años (1,3). El desarrollo de la tecnología, que permite la supervivencia de niños con edades gestacionales cada vez menores; el aumento de la edad materna y de los problemas de salud materna subyacentes; la mayor incidencia de embarazos múltiples; el incremento las cesáreas realizadas antes de que el embarazo llegue a término; y los hábitos nocivos y estresantes se perfilan como las principales causas de este aumento.

Prematuridad y la infección por COVID-19

Las embarazadas pertenecen a uno de los grupos de riesgo de especial vulnerabilidad. Las mujeres embarazadas experimentan cambios inmunológicos y fisiológicos que las pueden hacer más sensibles a enfermedades respiratorias y virológicas como puede ser la COVID-19.

A pesar de que no existen evidencias de que la infección por SARS-CoV- 2 durante el embarazo se asocie con un riesgo mayor de parto prematuro espontáneo, podría haber una relación entre el cuadro agudo infeccioso y inflamatorio de la COVID-19 y el parto prematuro. Esto se debe a que pueden compartir vías fisiopatológicas comunes (4).

Además, un grupo de investigadores del Hospital Vall d’Hebron, ha relacionado la COVID-19 con el desarrollo de un síndrome similar a la preeclampsia en mujeres embarazadas. Este se ha manifestado en el 62,5% de las mujeres evaluadas y su similitud con la preeclampsia ha podido provocar la realización de cesáreas innecesarias y el aumento de los partos antes de término (5).

Sin embargo, durante la pandemia, se han observado, a nivel mundial un descenso drástico en el número de partos prematuros, ¿por qué?

El descenso de los partos prematuros durante el confinamiento

La necesidad de reducir la tasa de nacimientos prematuros y la inexistencia de fórmulas para atajar este problema ha llevado a algunos países a estudiar cómo el aislamiento, como medida para frenar la crisis sanitaria causada por la COVID-19, ha tenido un fuerte impacto en la tasa de nacimientos prematuros (6).

La Alianza Irlandesa de la Salud Neonatal llevó a cabo un estudio comparativo en el que se observaban el número de nacimientos de recién nacidos muy bajo peso al nacer en el primer cuatrimestre del año de los últimos 20 años. Este estudió constató la reducción del 73% de nacimientos prematuros durante la etapa del confinamiento (6,7).
Por otro lado, el bloqueo de Dinamarca evidenció un aplanamiento de la curva de nacimientos extremadamente prematuros en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales. El país europeo cuenta con una tasa estable de nacimientos prematuros que en los últimos cinco años no se ha visto alterada. Sin embargo, las consecuencias del confinamiento del país han permitido una reducción del 90% del número de nacimientos antes de término (6,8).

Ambos estudios coinciden en que estas impresionantes cifras no están relacionadas con un episodio causal y que deben ser comparadas con las registradas por otros países. Conjuntamente apuntan a que pueden estar relacionados con los cambios socioambientales que se han producido, en ambos países, como consecuencia de medidas de aislamientos (6,7,8)

Factores socioambientales, la clave de prematuridad

Un nacimiento prematuro puede darse por múltiples factores, pero en la mayoría de los casos el mecanismo preciso no puede ser identificado. Se sabe que hay varios factores de riesgo de parto prematuro que dan lugar a un aumento de la inflamación sistémica en la madre que, junto con otros procesos inmunológicos, pueden jugar un papel en el nacimiento prematuro. Es muy probable que la atención a la higiene y el distanciamiento físico hayan influido en el estado inflamatorio de las mujeres embarazadas (8).

Pero, además, el trabajo, descanso y la reducción de la exposición a sustancias tóxicas junto con los cambios en la disminución de la contaminación atmosférica, relacionada con el 18% de los casos de nacimientos prematuros, han podido desempeñar, también un papel fundamental (7,8)

Factores de parto prematuro

Disminución del estrés

El estrés puede provocar un aumento de la secreción de esteroides en la matriz y estimular de este modo los receptores celulares que controlan la contracción y la relajación uterinas favoreciendo el parto prematuro. La menor carga de trabajo, el ahorro del desplazamiento, la mejora del sueño o la disminución de la ansiedad por motivos laborales habría influido de forma positiva en las mujeres embarazadas y ayudado a reducir el número de nacimientos prematuros (7,9)

Factores ambientales y contaminación

A pesar de las limitaciones existentes para analizar como afectan los factores ambientales y la contaminación de forma individualizada a las mujeres embarazadas, diversos estudios llevados a cabo por un grupo de investigadores del Instituto de Salud Carlos III, relaciona el 13% de los nacimientos con bajo peso y el 17% de los nacimientos prematuros a la contaminación atmosférica (10)

La constatada reducción de la polución, por diferentes países durante el tiempo de confinamiento, debido a un menor uso del transporte y actividad de la actividad industrial podría perfilarse como otro de los factores que han permito el descenso de los niveles de prematuridad (6,7,8)

Exposición a sustancias tóxicas

El consumo de tabaco (pasivo o activo), alcohol, café u otras sustancias perjudiciales para el feto parece haberse reducido durante el aislamiento debido a las restricciones de disponibilidad y oportunidades de acceso (7). En consecuencia, se han reducido los efectos adversos y la influencia que estos tienen sobre el feto como el retraso del crecimiento intrauterino o la muerte súbita neonatal.

Nutrición materna, mejora del bienestar y actividad física

El aumento del tiempo y la reducción del estrés de la vida diaria durante el estado de confinamiento han permitido un mejor cuidado de la dieta y concienciación sobre la importancia de la actividad física, sobre todo, en las mujeres embarazados (6,7).

Ambos factores influyen en la mejora del bienestar de las personas, pero, además, diversas investigaciones revelan que su adecuación puede ayudar a prevenir los partos prematuros (6,7). La actividad física, junto con una dieta correcta, aumenta su resistencia muscular, ayuda a controlar la diabetes de tipo gestacional, permite un mejor descanso dormir mejor y, también, reduce el estrés. Asimismo, el feto aumenta la capacidad de absorber los nutrientes y nota los efectos positivos que esto proporciona a la madre (11).

Prevención

Estas modificaciones socioambientales, si se observa que son generalizadas y que se han producido en un amplio número de países, vista la inexistencia de planes eficientes para reducir la tasa de partos prematuros, podrían ser una llave para la disminución de la tasa de prematuridad en el contexto de la reducción de la mortalidad infantil.

COVID-19: protocolo Recién Nacidos

Bibliografía

  1. Nacimientos prematuros. (2018). Revisado 13 Julio 2020, en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/preterm-birth
  2. OMS | ¿A qué problemas de salud se enfrentan los bebés prematuros?. (2013). Revisado 13 Julio 2020, en https://www.who.int/features/qa/preterm_health_challenges/es/
  3. El estrés, el retraso de la maternidad y hábitos nocivos, principales causas del aumento de los nacimientos prematuros. Revisado 13 Julio 2020, en https://www.europapress.es/murcia/noticia-estres-retraso-maternidad-habitos-nocivos-principales-causas-aumento-nacimientos-prematuros-20200229112953.html
  4. Ministerio de Sanidad. Gobierno de España. (2020). Manejo de la mujer embarazada y el recién nacido con COVID-19 [PDF] (pp. 8-9). Revisado en: https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov-China/documentos/Documento_manejo_embarazo_recien_nacido.pdf
  5. Describen un síndrome similar a la preeclampsia en gestantes con COVID graves. (2020). Revisado 13 Julio 2020, en https://www.efe.com/efe/espana/sociedad/describen-un-sindrome-similar-a-la-preeclampsia-en-gestantes-con-covid-graves/10004-4272395
  6. Wayman, S. (2020). Has lockdown reduced the number of premature babies? This doctor thinks so. Revisado 13 Julio 2020, en https://www.irishtimes.com/life-and-style/health-family/parenting/has-lockdown-reduced-the-number-of-premature-babies-this-doctor-thinks-so-1.4292612
  7. Philip, R., Purtill, H., Reidy, E., Daly, M., Imcha, M., & McGrath, D. et al. (2020). Reduction in preterm births during the COVID-19 lockdown in Ireland: a natural experiment allowing analysis of data from the prior two decades. [PDF]. Revisado en: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.06.03.20121442v1.full.pdf
  8. Hedermann, G. (2020). Changes in premature birth rates during the Danish nationwide COVID-19 lockdown: a nationwide register-based prevalence proportion study [PDF]. Revisado en: https://www.medrxiv.org/content/10.1101/2020.05.22.20109793v1.full.pdf
  9. Estrés durante el embarazo y riesgo de parto prematuro – Noticias médicas – IntraMed. (2003). Revisado 13 Julio 2020, en https://www.intramed.net/22599
  10. Álvarez, C. (2019). Investigadores relacionan contaminación del aire con partos prematuros y bajo peso de los bebés en España. Revisado 13 Julio 2020, from https://www.eldiario.es/ballenablanca/365_dias/investigadores-relacionan-contaminacion-prematuros-espana_1_1724894.html
  11. Efecto de una Dieta Equilibrada en la Prevención del Parto Prematuro. (2020). Revisado 13 Julio 2020, from https://dspace.uib.es/xmlui/bitstream/handle/11201/146111/tfm_2016-17_MNAH_bal952_693.pdf?sequence=1

Sin Comentarios

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *