Descarga en pdf

El cuidado del cordón umbilical es un procedimiento normal que se practica a los recién nacidos. Tras el nacimiento, el cordón umbilical que une a madre e hijo se corta dando lugar a un pequeño muñón en el recién nacido que, durante el proceso de cicatrización, queda expuesto, de forma natural, al aire ambiental, degradación de las células fagocitadas y colonización de gérmenes presentes en la piel del neonato.

Este muñón, por tanto, se convierte en una zona propicia para la colonización y crecimiento de bacterias que pueden provocar una infección, habitualmente, una onfalitis. Atendiendo a los datos de la Organización Mundial de la Salud, la prevención de infecciones es absolutamente primordial en esta población ya que, en el año 2004, estas causaron 1,5 millones de muertes de recién nacidos y, se asume, que el cordón umbilical es una de las puertas de sus puertas de entrada.

Por ese motivo, y aunque el impacto de la onfalitis es desigual según la situación de desarrollo en la que se encuentre el país de nacimiento y las condiciones higiénico-sanitarias del mismo, extremar las medidas higiénicas para mantener el muñón limpio y libre de infecciones es fundamental en la atención del recién nacido.

¿CUIDADO EN SECO O CON ANTISÉPTICOS?

En los últimos años uno de los debates relacionados con la cura del cordón umbilical ha girado en torno al uso, o no, de antisépticos para el muñón umbilical. Desde 1998, la OMS reconoce como el método más seguro y eficiente es la cura en seco del cordón.

Estas recomendaciones han sido actualizadas en los últimos años, en base a una serie de investigaciones y estudios en los que ha quedado demostrado que el uso de clorhexidina reduce la colonización bacteriana del muñón y las tasas de onfalitis en aquellos países con altos niveles de mortalidad neonatal por infección y condiciones higiénicas comprometidas.

En los países con niveles de atención sanitaria neonatal más desarrollados y condiciones higiénicas adecuadas no hay evidencias que demuestren que el uso de clorhexidina tenga un beneficio clínico evidente respecto a la técnica de cuidado en seco.  Por lo tanto, la cura en seco continúa siendo la estrategia más adecuada en estos entornos hospitalarios. El empleo de la clorhexidina en países desarrollados, por tanto, debe quedar descartado ya que hay que tener en cuenta, además. las siguientes consideraciones:

  • El empleo del antiséptico encarece el procedimiento de limpieza del cordón
  • La colonización del cordón umbilical ayuda a la momificación y desprendimiento de este, y al reducirla, se retrasaría el proceso de caída
  • Se desconoce, por el momento, el efecto tóxico que puede tener la absorción clorhexidina en pacientes neonatales
  • La aplicación de clorhexidina no aumenta la facilidad y seguridad del proceso
  • El uso de clorhexidina aumenta el tiempo destinado al cuidado del cordón

Cordón umbilical: seco o antiséptico

 

 

PROTOCOLO DE CURA DEL CORDÓN UMBILICAL

La cura del cordón umbilical en seco es un proceso sencillo realizado por una enfermera con el objetivo de prevenir la onfalitis y sus complicaciones, o bien, identificarla de forma precoz. Para llevarla a cabo se necesitan gasas estériles, jabón neutro y agua. A continuación, describimos el proceso paso a paso:

  1. El muñón umbilical se limpiará de forma diaria en el momento de aseo del recién nacido y cada vez de que se ensucie por heces u orina. Es recomendable hacerlo antes de las tomas de alimento ya que la manipulación del abdomen podría ocasionar vómitos.
  2. Antes de comenzar la manipulación del muñón es imprescindible el lavado de manos por parte de la enfermera responsable del procedimiento
  3. El cordón se limpiará con una gasa empapada en agua y con una mínima cantidad de jabón neutro (1ml)
  4. Se limpiará correctamente la base del muñón. Es importante mover la pinza umbilical con delicadeza para acceder a toda la zona que requiere higiene.
  5. Se secará la zona con una gasa estéril. Es importante que no quede húmedo para facilitar la cicatrización y reducir el riesgo de infección.
  6. Terminará de secarse al aire. No debe cubrirse con una gasa, apósito.
  7. La ropa o pañal no deberán colocarse hasta que no se haya completado del proceso de secado.

Protocolo limpieza cordón umbilical

COMPLICACIONES

Durante la cura y cuidados del cordón umbilical es esencial observar aquellos signos o síntomas que puedan derivar en complicaciones del bienestar del recién nacido.

  • El enrojecimiento, sensibilidad o inflación del de la zona del ombligo debe ser notificado al profesional correspondiente por su relación con el riesgo de infección
  • Hemorragia o sangrado en el cordón. En ocasiones es habitual por el desprendimiento o roce del propio pañal. Sin embargo, puede ser un evento grave si se da de forma prolonga o severa. Generalmente, deriva de una ligadura incorrecta del cordón; pero también puede relacionarse con un defecto de la coagulación.
  • Secreciones umbilicales con olor desagradable. También, tras la caída del cordón umbilical, pueden observarse secreciones amarillentas que coinciden con un granuloma umbilical. Al considerarse una infección debe ser tratado médicamente, de forma individual, según las necesidades del paciente.
  • Desprendimiento tardío del cordón. Si el cordón no se desprende en el tiempo considerado normal, debe observarse sin establecer tratamiento en el caso que no se observen síntomas de infección. Si pasados 15 días la caída sigue sin producirse, es esencial avisar al especialista médico para la detección de problemas anatómicos o del sistema inmunitario.
  • Hernia Umbilical. Generalmente esta se da por un cierre inadecuado de la zona donde se encontraba el cordón umbilical y que la musculatura abdominal a acaparado. Este bulto, no es una complicación grave y en muchas ocasiones puede resolverse de forma espontánea. En el caso de provocar molestias, notar su endurecimiento, cambios o que se corra el riesgo de provocar estrangulamiento del intestino, se realizará una operación quirúrgica para solucionarlo.

Bibliografía

BIBLIOGRAFÍA

Sin Comentarios

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *