El método canguro en las unidades de Neonatología

Por Rosario Cruz

12 Ago, 2021

La prematuridad y el bajo peso al nacer son dos de los problemas principales por los que los recién nacidos quedan ingresados en las Unidades de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN). Según la Organización Mundial de la Salud, de los 4 millones de muertes neonatales anuales, los recién nacidos con estas patologías representan más del 20% de la totalidad de las defunciones.

Además de la mortalidad, el nacimiento pretérmino y el bajo peso al nacer se asocian con diversas complicaciones que ponen en riesgo al salud y desarrollo “normal” del paciente. En este marco, los doctores Edgar Rey y Héctor Martínez, del Hospital San Juan de Dios de Bogotá, inician, a final de la década de los 70, un programa novedoso que ha supuesto una revolución en la atención a esta población: El Método Canguro.


El Método Canguro o piel con piel, surge en respuesta de una situación crítica por falta de incubadoras en las UCIN, infecciones cruzadas, altos niveles de mortalidad y mal pronóstico de desarrollo en niños prematuros y de bajo peso. Sin embargo, durante los últimos años se ha observado el potencial de esta nueva técnica en los cuidados de recién nacidos.

¿QUÉ ES EL MÉTODO CANGURO?

El método canguro consiste en mantener el recién nacido (prematuro o a término) en contacto directo, piel con piel, con el pecho de la madre o padre en posición de canguro con la finalidad de fomentar la salud y bienestar del pequeño.

Se aprovecha del calor que desprende el cuerpo de la madre/padre para mantener la temperatura de recién nacido. Además, lo dota de seguridad y protección y facilita su desarrollo multisensorial.

El empleo de esta fórmula en las UCIN permite el contacto temprano y desarrollo de un vínculo emocional y continuado entre la familia y el recién nacido, así como, en la mayoría de las ocasiones, el establecimiento precoz de la lactancia materna exclusiva.

Este procedimiento forma parte de una estrategia global en las UCIN conocida como Cuidados centrados en el desarrollo. Este plan tiene como objetivo humanizar el cuidado hospitalario de los recién nacidos, así como, involucrar y educar a los padres en la atención a la a salud de los neonatos enfermos.

Se debe tener en cuenta que el método canguro no sustituye los tratamientos que el recién nacido requiere, es un completo a los cuidados profesionales que estos niños necesitan para su total recuperación.

Beneficios del método canguro

Aunque la estrategia de piel con piel nace como una alternativa a la incubadora en un contexto preocupante, veinte años más tarde se sigue utilizando debido a los múltiples beneficios con los que se asocia esta práctica.

  • Permite el establecimiento temprano de la lactancia materna y la lactancia a demanda, los tiempos de toma son más prolongados y aumenta el número de tomas por día
  • El establecimiento de la lactancia proporciona un incremento en el peso del recién nacido y mejora digestiva, así como, aporta los componentes inmunológicos necesarios para proteger al RN ante posibles infecciones
  • Facilita el control de la estabilidad térmica del recién nacido y reduce el riesgo de hipotermia
  • Mejora los parámetros de los signos vitales: frecuencia respiratoria, el ritmo cardíaco y oxigenación
  • Regula los patrones conductuales: los recién nacidos a los que se aplica el Método Canguro presentan menos tiempo de llanto y, también, se ve reducido el cortisol salvial lo que indica que el neonato está sometido a menor estrés
  • Aumenta, estabiliza y optimiza el período del sueño
  • Favorece el desarrollo cognitivo y la estimulación multisensorial
  • Promociona el vínculo temprano y estrecho entre padres e hijos
  • Humaniza la atención del neonato
  • Fomenta la participación de la familia en la atención de recién nacido, por ende, aumenta la sensación de confianza y empoderamiento de los padres
  • Disminuye los niveles de ansiedad de los padres que se enfrenan a la situación traumática que supone el ingreso de su hijo en la UCIN
  • Posibilita el alta precoz del paciente neonatal
  • Reduce los costes de hospitalización ya que no requiere de gatos en material ni costes de consumo y, además, los cuidados recaen, potencialmente, en la madre o padre

Cuándo está indicado el empleo del Método Canguro 

Uno de los aspectos más positivos de esta estrategia, es que todos los recién nacidos pueden recibir atención canguro y todas las madres y padres -independientemente de su edad, formación, cultura…- pueden llevarlo a cabo.

A pesar de ello, la práctica del método canguro en la mayoría de las unidades neonatales está dirigida, especialmente: prematuros, recién nacidos con bajo peso al nacer o niños gravemente enfermos. Los beneficios observados en el establecimiento de esta estrategia son mayores en estos grupos.

Los últimos estudios avalan que el método piel con piel debe iniciarse lo más pronto posible. Es habitual que este se ponga en práctica, si la salud del recién nacido y de la madre lo permiten, incluso en el paritorio. Los profesionales sanitarios deben animar a comenzar el MC desde una fase muy temprana.

Para comenzar el método canguro hay que asegurar que el recién nacido se encuentra estable, es decir, debe mantener las constantes vitales, respirar de forma espontánea sin ayuda de oxígeno adicional y no presentar, en el momento, un episodio de bradicardia o hipoxia. En estos casos, se puede retrasar el inicio del “piel con piel” hasta que los profesionales a cargo consideren que su estado ha mejorado y esta preparado para ello.

De forma paralela, se deben iniciar aquellas otras medidas que forman parte de los Cuidados Centrados en el Desarrollo como son las modificaciones ambientales para reducir todos aquellos factores que puedan causar estrés o malestar al bebé (luz, ruido, actividad).

Recomendaciones para llevar a cabo el método canguro en las UCIN

A la hora de implementar el método canguro es imprescindible que los profesionales sanitarios controlen el bienestar del neonato y faciliten al padre/madre la información necesaria para llevar a cabo la práctica de la forma más adecuada.

Existen diferentes modalidades para el establecimiento del método canguro:

  • Intermitente: consiste en combinar el método canguro junto con los cuidados en incubadora. En este caso, si se decide realizar el MC, el tiempo de práctica no será a inferior a una hora para evitar el estrés que puede generar el traslado.
  • Continua: El recién nacido permanecerá las 24 horas del día en contacto con los padres. En estos casos, normalmente, es la madre quien se queda a cargo de la estrategia del “piel con piel” para poder alimentar al neonato con lactancia materna.
Recomendaciones del Método Canguro

Una vez determinado el modo en el que se establecerá el método canguro, hay que asegurar el cumplimiento de una serie de recomendaciones para que se establezca de forma segura y positiva tanto para el recién nacido como para la madre/padre:

  • El traslado de la incubadora hacia el método canguro se realizará con delicadeza.
  • La posición correcta consistirá en colocar al bebé en vertical entre los pechos de la madre o sobre el tórax del padre en decúbito ventral.
  • La cabeza del recién nacido debe quedar ladeada y ligeramente extendida para dejar libre la vía respiratoria y favorecer el contacto visual entre madre/padre e hijo.
  • Para conseguir un contacto completo, se recomienda que el torso de la madre/padre se encuentre desnudo. Es aconsejable el empleo de ropa cómoda facilite la puesta en marcha de la estrategia.
  • Dependiendo de las condiciones ambientales de la sala el recién nacido irá cubierto:
    • Únicamente con el pañal, un gorro y unos calcetines (este último es opcional) si la sala se encuentra > de 22º
    • Se incorporará al atuendo una camiseta de algodón abierta por el pecho en el caso de que la sala este a < de 22º
  • El uso de fajas está recomendado. Se debe ajustar la tela para la correcta sujeción del neonato y movilidad de la madre/padre.
  • El lavado de manos es imprescindible antes y después del contacto piel con piel
  • Es recomendable que los padres no empleen cosméticos con olor para el desarrollo del MC
  • Los padres estarán informados de los signos de alarma que pueden aparecer durante la aplicación del MC para que, en caso de que se detecte algún síntoma, alerten a los profesionales de enfermería
  • Antes de empezar con le método canguro el profesional de enfermería evaluará todas las tareas a realizar:
    • Asegurar el control de las vías que lleve el prematuro
    • Controlar la temperatura axilar
    • Observar si existe falta de oxígeno
    • Comprobar el confort de madre/padre e hijo durante el procedimiento

Recuerda que puedes ampliar tus conocimientos sobre el Método Canguro y los Cuidados Centrados en el Desarrollo con el manual «Mi primer día en Neonatología». ¡Apúntate!

Bibliografía

Por

Rosario Cruz

0 comentarios

Trackbacks/Pingbacks

  1. CUIDADOS AL RECIÉN NACIDO DURANTE EL MINUTO DE ORO? - […] Evaluación y primeros cuidados del recién nacido 2. El método canguro en las unidades de neonatología3. 12 cuidados de…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This