Whitepaper: Catecolaminas disponibles para el paciente crítico

En el antiguo paleolítico, el ser humano podía ser víctima de innumerables amenazas, cualquier ruido podía alertar de un posible depredador. En ese mismo momento aumentaba el ritmo cardíaco, las pupilas se dilataban para mejorar la visión y la respiración era más agitada. El rendimiento aumentaba, estando preparado para el ataque o la huida.

Actualmente los motivos han cambiado, pero en situaciones de estrés o riesgo, los mamíferos continuamos generando de forma natural hormonas producidas por las glándulas internas del sistema endocrino, estás hormonas reciben el nombre de catecolaminas.

Descarga nuestro whitepaper para ampliar la información.

Suscríbete a nuestro blog para recibir tu whitepaper gratis


.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This