7 Claves para evitar la amortiguación en la onda de presión arterial

Por Paco Escribà

6 Jun, 2022

Si nuestra onda de presión arterial presenta artefactos, los datos recogidos por el sistema de monitorización serán inexactos y no nos permitirán realizar un seguimiento preciso del paciente.

En este artículo se expone uno de los artefactos que puede presentar nuestra onda de presión arterial: la amortiguación.

¿QUÉ ENCONTRARÁS EN ESTE ARTÍCULO?

  • ¿Qué es la onda de presión arterial y cuáles son sus partes?
  • Maniobras para determinar si la onda de presión arterial es fiable
  • ¿Qué es la amortiguación y cuáles son sus causas?
  • 7 claves para evitar que la onda de presión arterial presente amortiguación

¿Quieres saber más sobre la onda de presión arterial y cómo evitar artefactos? Permanece en esta página y lee la entrada completa.


Cada año se colocan aproximadamente 2,5 millones de catéteres arteriales en Europa, su principal objetivo: la monitorización hemodinámica. 1

Una de las complicaciones más habituales es una mala calidad de la onda de presión arterial, cuando esto sucede los datos recogidos por el sistema monitorización serán inexactos y no nos permitirán realizar un seguimiento preciso del paciente.

Los artefactos que podemos encontrar en nuestra onda de presión arterial son la amortiguación y la resonancia.

En este artículo conoceremos las claves para evitar que nuestra onda este amortiguada.

Onda de presión arterial

La onda de presión arterial es la consecuencia de la interacción entre el volumen sistólico, el volumen de eyección del ventrículo izquierdo y las características físicas del sistema cardiovascular en cada latido.

Se trata de una onda mecánica, similar a la del sonido, por lo que solo se transmite a través de medios físicos. Su forma es cilíndrica, partiendo desde el corazón y desplazando un frente de onda por las arterias hasta llegar a las arteriolas. Esta onda, atraviesa un medio viscoso que es la sangre y un medio no viscoso, que es el suero salino hasta el transductor.

Tras la aplicación de un algoritmo sobre la morfología de la onda de presión arterial es posible obtener información que nos permita analizar el estado cardiovascular de los pacientes

Para poder identificar artefactos en la onda de presión arterial es imprescindible conocer su forma y partes. En mayor o menor medida, toda onda de presión arterial debe estar formada por 6 puntos:

  1. Ascenso sistólico.
  2. Presión arterial sistólica.
  3. Descenso sistólico.
  4. Punto dicroto. Se trata de una de las partes más importantes ya que representa el cierre de la válvula aortica y divide el ciclo cardiaco entre la sístole y la diástole.
  5. Descenso diastólico.
  6. Presión arterial diastólica.
onda de presión arterial

La amortiguación puede alterar su morfología, desdibujando estos 6 puntos. Por ello, conocer sus partes nos permitirá identificar rápidamente artefactos.

¿Es fiable mi onda de presión arterial?

Existen una serie de maniobras que podemos llevar a cabo para determinar si la onda de presión arterial invasiva (OPAI) presenta artefactos como amortiguación o resonancia y, por tanto, determinar si es fiable.

Maniobras para determinar si la onda de presión arterial es fiable:
  • Si dP/dt> 1,6 – 1,7 (>2 en pacientes sépticos), nos invita a sospechar que la señal presenta underdamping o fenómenos de resonancia.
  • Test de la onda cuadrada (Flush test): según el número de oscilaciones se pueden sospechar fenómenos de resonancia o amortiguación. De esta forma:
    • Entre 1.5 y 2 oscilaciones antes de llegar al trazado normal los valores obtenidos son precisos y se considera que la OPAI es fiable.
    • >2 oscilaciones podría existir resonancia, obteniendo valores de presión sistólica sobrestimada y presión diastólica subestimada.
    • <1.5 oscilaciones, en este caso la onda podría estar amortiguada con subestimación de la presión sistólica y donde la presión diastólica puede no verse afectada.

También se puede verificar la OPAI de una manera artesanal comparando con TA cruenta viendo como:

  • Normal: diferencias menores de 10-20mmHg (menor con manguito).
  • Underdamping o resonancia: valores sistólicos mayores y diastólicos menores de TA cruenta comparados con incruenta.
  • Sospechar overdamping o amortiguación: valores de presión cruenta menores para sistólica y mayores para diastólica.

¿Qué es la amortiguación?

Es la pérdida de energía de la onda del pulso y se debe a dos fenómenos diferentes: la atenuación y la absorción. Ambos se suman, restando energía al frente de onda, que será lo que reciba finalmente el transductor.

Atenuación

La atenuación as la disminución de energía del frente de onda producida al alejarse del foco emisor. Depende de la amplitud de la onda inicial y de la distancia que deba recorrer hasta el transductor.

Absorción

La absorción es la disminución de energía del frente de onda producida por los efectos disipativos de los medios que la transportan. Esta disminución de energía se produce como consecuencia del rozamiento y se transforma en calor.

Ley general de la absorción

La ley general de la absorción es la siguiente:

¿Qué podemos extraer de esta fórmula?

La intensidad de onda varía con el espesor del medio por el que se desplaza (dx) y el coeficiente de absorción del material que lo contiene (β).

Fórmula coeficiente de absorción de un catéter

En los estudios del Profesor Stefano Romagnoli (Accuracy of invasive arterial pressure monitoring in cardiovascular patients: an observational studyy de Nicholls (Nichols WW, Measuring Principles of Arterial Waves) encontramos la fórmula para el coeficiente de absorción de un catéter:

μ es la viscosidad del fluido, r es el radio interno del catéter, ρ es la densidad del fluido, L es la longitud del catéter y E es el módulo de elasticidad del material.

¿Cómo evitar la absorción? ¿Qué catéter arterial seleccionar?

En la formula anterior hemos podido ver cuáles son las variables que participan en la ley de la absorción y por tanto que intervendrán en la onda, pudiendo generar amortiguación. De esta forma, al seleccionar nuestro catéter arterial deberemos tener en cuenta:

  • Radio interno. El coeficiente de amortiguación de un catéter, al paso de una onda del pulso, depende en gran medida del radio interno del mismo. Por tanto, a medida que el radio disminuye, aumentan las posibilidades de que la onda se amortigüe.
  • Longitud. A mayor longitud, el coeficiente de amortiguación también aumentará.
  • Módulo de elasticidad del material. Utilizar materiales muy elásticos aumentará la probabilidad de que nuestra onda esté amortiguada.

Tipos de catéteres arteriales según su material de fabricación

Con respecto al último punto, conocer las peculiaridades de cada uno de los materiales de fabricación de los catéteres arteriales nos permitirá seleccionar la mejor opción en cada uno de los casos:

  • Poliuretano (PUR): este material tiene alta resistencia al acodamiento, no obstante, es muy termosensible, por lo que sus propiedades mecánicas varían entre 23 y 37 grados, generando mayor amortiguación en la onda.
  • Teflón (PTFE): al tratarse de un material rígido, permite la transmisión de la onda de presión durante un tiempo más o menos prolongado. El problema en este tipo de catéteres es que tienen poca memoria, por lo cual, cualquier pequeña compresión, producto de la colocación o del movimiento del paciente hace que se produzcan muescas y, por tanto, la onda se amortigüe.
  • Polietileno (PE): Se trata de un material intermedio en términos de dureza y memoria, por lo que, al ser relativamente rígido y poco termosensible, permite mantener en el tiempo una buena transmisión de la onda de presión arterial. Este equilibrio entre termosensibilidad y dureza permite mantener una onda de pulso de calidad durante mayor tiempo que poliuretano (PUR) o Teflón (PTFE), por ello, está considerado como el material ideal para la monitorización hemodinámica. No obstante, en el caso de pacientes neonatos, se suele optar por PTFE, ya que se prioriza la facilidad de acceso.

7 Claves para evitar fenómenos de amortiguación

A parte de tener en cuenta las características del catéter, podemos llevar a cabo otra serie de recomendaciones que nos permitan evitar la amortiguación y, de esta forma, disponer de una onda de presión arterial de calidad:

  1. Tener en cuenta las cualidades del catéter: radio, longitud y módulo de elasticidad del material.
  2. Eliminar burbujas de aire.
  3. No añadir llaves de tres pasos al circuito.
  4. Asegurar las conexiones.
  5. Evitar alargaderas con elevada compliancia (≈122cm).
  6. Examinar efecto pared u oclusión del catéter.
  7. Examinar oclusión de la línea, posible viscosidad de los fluidos.

También existen entidades que pueden generar igualmente fenómenos de amortiguación: estenosis aortica, vasodilatación, bajo gasto (shock cardiogénico, sepsis, hipovolemia severa).

Por otra parte, no podemos olvidarnos de la resonancia, otro artefacto que altera nuestra señal de onda de presión arterial, ya que, si esta no es fiable, nuestra lectura de la misma no será precisa ni exacta.

Bibliografía

  1. Tollinche, L., Jackson, J., La, M., Desiderio, D., & Yeoh, C. (2018). Case Report: Transection of Radial Arterial Catheter Requiring Surgical Intervention. Journal of intensive and critical care, 4(1), 3.

Por

Paco Escribà

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This