8 ventajas de la oxigenación pasiva en RCP en tiempos de COVID-19


Muchas cosas han cambiado en el mundo sanitario desde la llegada de la COVID-19. En el campo de la RCP, todas las grandes sociedades científicas han modificado sus recomendaciones. De hecho, hace unas semanas publicábamos este artículo recopilando las novedades de AHA, ERC, el UK Resuscitation Council y el CCC.

Sin embargo, el ser humano es un animal de hábitos, por lo que siempre nos cuesta conocer e implementar los cambios que nos plantea la vida. Esta misma semana lanzamos una pregunta en nuestras redes sociales en relación a las recomendaciones de AHA para realizar una RCP en tiempos de coronavirus. Esta era la pregunta:

El 82,2% de las personas que respondieron a esta pregunta se equivocaron en la respuesta:

El 70,3% del total respondió que la American Heart Association había recomendado “oxigenar con balón-máscara utilizando un filtro HEPA”. Estaban equivocados.

El 11,8% de encuestados respondió que la recomendación de AHA era “realizar la RCP entre 5 o más profesionales”. También estaban equivocados.

La respuesta correcta, sin embargo, la acertó el 17,8% de quienes respondieron a la pregunta. Esa respuesta era la B), “Sustituir balón-máscara por oxigenación pasiva”.

Hoy, tras evidenciar que esta recomendación todavía no está muy extendida entre los profesionales sanitarios, queremos explicaros por qué se recomienda la oxigenación pasiva en sustitución del balón-máscara a la hora de llevar a cabo una RCP en tiempos de COVID-19.

bcard

Por qué la oxigenación pasiva para RCP

Hace ya unos años que hay un debate abierto en el mundo de la medicina de urgencias y emergencias sobre el papel de la ventilación en la RCP. Por este motivo, los dispositivos que generan oxigenación pasiva durante la RCP han despertado poco a poco el interés de los profesionales sanitarios. El doctor José Ignacio Garrote recopila en este vídeo algunas de las razones por las que la oxigenación pasiva puede ser un buen sustituto de la ventilación con balón-máscara:

  1. La oxigenación pasiva permite eliminar los efectos adversos derivados de la ventilación. El estudio realizado en cadáveres Effect of continuous oxigen insufflation on induced-gastric air volumen durin Cardiopulmonary resuscitation in a cadaveric model dirigido por el doctor Seagal, mostró que la insuflación continua de oxígeno indujo menos insuflación gástrica que la ventilación intermitente durante la RCP.
  2. Además, la oxigenación permite la cardio-compresión continua a la vez que oxigena al paciente. Este es un detalle muy relevante, pues permite proporcional al paciente una RCP de alta calidad en los primeros 10 minutos de intervención.
  3. Este tipo de oxigenación simplifica la colaboración entre los rescatadores y permite dos rescatadores realizando las cardio-compresiones continuas.
  4. Las compresiones torácicas por sí solas promueven una ventilación alveolar mínima y una reducción progresiva del volumen pulmonar: ese impacto negativo en la función del sistema respiratorio puede contrarrestarse aplicando una presión positiva en las vías respiratorias durante la reanimación cardiopulmonar, cuyos efectos en la hemodinámica y el resultado clínico deben estudiarse mejor.
  5. Genera efecto cojín produciendo ventilación alveolar asociada a la cardio-compresión y protegiendo la caja torácica.
  6. El flujo continuo de oxígeno en la vía aérea durante la RCP consigue, según el estudio Passive oxygen insufflation is superior to bag-valve-mask ventilation for witnessed ventricular fibrillation out-of-hospital cardiac arrest dirigido por el doctor Bobrow, una mayor supervivencia sin daño neurológico que ventilando con balón-máscara. De hecho, en su estudio el alta hospitalaria fue mayor para los individuos que recibieron ventilación pasiva inicial que en los que recibieron ventilación inicial de bolsa-válvula-máscara.
  7. Los dispositivos de oxigenación pasiva como B-Card generan una válvula virtual que evita la sobrepresión. Esta válvula virtual se hace especialmente interesante en estos tiempos de COVID-19, pues ayuda a evitar la aerosolización, lo cual es prioritario para salvaguardar la seguridad de los profesionales sanitarios.

El papel de la oxigenación pasiva en RCP en tiempos de COVID-19

Una vez vistas las ventajas de la oxigenación pasiva en la RCP, ha llegado el momento de analizar qué mejoran los dispositivos de oxigenación pasiva, como B-Card, a la hora de realizar una RCP en tiempos de COVID-19:

  1. Simplifica el trabajo de los equipos de SVB en COVID, menos estrés y menos margen de error.
  2. Colocación inmediata, menor tiempo de hipoxia cerebral.
  3. Es seguro para el reaniamador ya que no aerosoliza al fijar la mascarilla con ambas manos, no hay riesgo de desconexión, mantiene una presión continua.
  4. No existe riesgo de descoordinación entre rescatadores. Mejor colaboración.
  5. Permite cardio-compresión continua, lo que nos da una perfusión cardiaca y cerebral mejor.
  6. Solo un reanimador para la vía aérea, lo que permite reducir el personal en la sala.
  7. En SVA nos permite comprar tiempo mientras perfundimos y oxigenamos cerebro y corazón. En este tiempo, nos preparan el material para intubar y recopilamos info sobre el paciente para decidir los pasos a seguir.
  8. Menores complicaciones asociadas a la RCP (menos insuflación gástrica, daño pulmonar etc.

Recomendaciones de las sociedades científicas en RCP en tiempos de COVID-19 relacionadas con la oxigenación pasiva

Ahora que ya hemos repasado los beneficios del flujo continuo de oxígeno durante una RCP y las ventajas específicas de estos dispositivos en tiempos de COVID-19, veamos las recomendaciones de las sociedades científicas enmarcadas en la pandemia de COVID-19 relacionadas con la ventilación u oxigenación del paciente, elemento clave para evitar el contagio de los profesionales sanitarios.

American Heart Association

En la publicación Interim Guidance for Basic and Advanced Life Support in Adults, Children, and Neonates With Suspected or Confirmed COVID-19, AHA recopila las guías principales para hacer frente a los retos que presenta la pandemia del Coronavirus en la ciencia de la resucitación.

Según AHA, en las últimas dos décadas ha habido una gran mejora en los índices de supervivencia a una parada cardiaca tanto intra como extrahospitalaria. Esto se debe al inicio rápido (en pocos segundos o minutos) de las cardio compresiones de calidad y la desfibrilación. Sin embargo, la situación actual supone grandes retos y requiere modificaciones en los procedimientos y prácticas establecidas para garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios. Estas son las guías que propone la sociedad científica americana en cuanto al uso de la oxigenación pasiva.

  • Priorizar las estrategias de oxigenación y ventilación con el mínimo riesgo de generar aerosoles
    • Para los adultos, considerar la oxigenación pasiva con una máscarilla facial no respiratoria como alternativa al dispositivo balón-máscara.

Consell Català de Ressucitació

En el documento Recomendaciones ante una parada cardíaca durante la pandemia de COVID-19, el Consell Català de Ressucitació recomienda no realizar ventilación boca a boca ni ventilación balón máscara.

 

 

European Resuscitation Council (ERC)

Las recomendaciones del European Resuscitation Council (ERC) van en la misma línea que las de sus homólogos americanos: garantizar la seguridad de los profesionales sanitarios. Las guías específicas para RCP en tiempos de COVID-19 del ERC dicen, en el caso del Soporte Vital Básico (SVB):

  • Realizar compresiones torácicas y ventilación con una balón-máscara y oxígeno a 30:2, deteniendo las compresiones torácicas durante las ventilaciones para minimizar el riesgo de aerosolización. Los equipos de SVB menos formados en la ventilación balón-máscara no deben proporcionar ventilación de balón-máscara debido al riesgo de generación de aerosoles. Estos los equipos deben colocar una mascarilla de oxígeno en la cara del paciente, dar oxígeno y proporcionar RCP sólo por compresión.

Resuscitation Council UK

El Resustitation Council UK, en su Guidance for the resuscitation of COVID-19 patients in hospital hace unas recomendaciones centradas en la RCP intrahospitalaria, cuyo principal objetivo también es limitar la propagación del virus y garantizar la seguridad de los profesionales. Las recomendaciones son:

 

  • Una vez colocado el EPI, comience la RCP sólo con compresión y monitorice el ritmo del paro cardíaco del paciente lo antes posible.
    • No haga ventilación boca a boca.
    • Si el paciente ya está recibiendo terapia de oxígeno suplementario con una mascarilla facial, déjela en la cara del paciente durante las compresiones torácicas, ya que esto puede limitar la propagación de aerosoles. Si no está in situ, pero se puede conseguir fácilmente una, poner una simple máscara de oxígeno en la cara del paciente.

 

 

Previous Evaluación y primeros cuidados del Recién Nacido
Next Venodisección vs Técnica Seldinger

1 Comentario

  1. […] 8 VENTAJAS DE LA OXIGENACIÓN PASIVA EN RCP EN TIEMPOS DE COVID-19 […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *