Día Mundial contra el Cáncer: entrevista a Arantza Tomás y Myriam Martín – Gestión del paciente oncológico hospitalizado

Por Marie Pineau

8 Feb, 2022

Las últimas cifras recién publicadas en el informe SEOM (Sociedad Española de Oncología Médica), nos indican que 18 millones de personas han padecido cáncer en el 2020 y se estima que está cifra aumentará un 50% en el 2040.

Actualmente las patologías con más incidencia son el cáncer de mama, de pulmón y de colón. Sin embargo gracias a la mejora de la atención sanitaria a través de la prevención y de los tratamientos, el numero de supervivientes sigue creciendo en España, cifra que alcanzaba 1.600.000 de personas en el 2021 según el GEPAC (Grupo Español de Pacientes con Cáncer).

En esta entrevista, las 2 supervisoras de oncología Arantza Tomás y Myriam Martín, nos explican en qué consiste la atención al paciente en su servicio, cómo han vivido los olas de Covid-19 y qué recursos tienen para acompañar al paciente en el proceso de la enfermedad.

¿En qué consiste la labor diaria de una enfermera de oncología y cómo intervenís como supervisora?

Myriam: Tenemos una gran carga de trabajo en nuestra unidad cuya capacidad es de 40 camas, contexto que se ha visto alterado por la situación sanitaria actual y que aumenta mucho la carga asistencial. Nuestro trabajo es muy variado, el paciente está atendido por un equipo multidisciplinar. Acompañamos a los pacientes en cada etapa de su enfermedad, teniendo en cuenta que son cuidados complejos en esta especialidad. Como supervisora desempeño una labor de gestión, de coordinación del equipo de enfermería y de unión con el equipo multidisciplinar, pero mantengo una parte asistencial.

Arantza: Como lo ha dicho Myriam, coordinamos la gestión de los cuidados, de las camas, de recursos humanos, esa fue la más compleja de sostener con la falta de personal que ha provocado la pandemia.

¿Cuáles los perfiles de paciente que atendéis en vuestra unidad ?

Arantza: En nuestro caso atendemos a pacientes de oncología y hematología, desde los 16 años. En general son pacientes que ingresan por:

  • control sintomático
  • control de los efectos segundarios derivados de los tratamientos de quimioterapia
  • avance de la enfermedad
  • cuidados paliativos
  • neutropenia aguda que requiere ingreso en habitación con presión positiva
  • en el caso de los pacientes hematologicos suelen ser jovenes, con necesidad urgente de empezar con la quimioterapia.

Myriam: Tenemos los mismos perfiles de pacientes, últimamente solemos tener bastantes pacientes para tratar sarcomas.

¿Qué recorrido efectúa un paciente en el circuito de la atención oncológica de vuestro centro? ¿Cómo vive este proceso el paciente? ¿qué apoyo emocional y psicológico existe para él?

Myriam: El primer eslabón de la cadena es la atención primaria que diagnostica la sospecha de cáncer. Pueden entrar también desde los screenings que se realiza en el hospital (cáncer de colón, mama) y de las consultas especializadas. Acuden entonces a vías rápidas de diagnóstico y posteriormente mediante comités de tumores, se decide qué tipo de tratamiento es la más adecuado para cada caso.

Empiezan entonces el tratamiento de quimioterapia, cirugía si es necesario, radioterapia a veces concomitente. Para el tratamiento les atiende el hospital de día donde se programa cada ciclo de quimioterapia y donde se vigila su progresión.

En nuestro servicio como dicho anteriormente tratamos los sintomas, los efectos segundarios en general. Nos pueden llegar pacientes de otras unidades donde se ha detectado el tumor durante la hospitalización por otro motivo. Nos encargamos también de los cuidados paliativos y obviamente se ofrece apoyo emocional en todas las etapas del proceso de la enfermedad.

El paciente necesita inicialmente mucha información y el proceso de asimilación de la enfermedad supone varias etapas en las cuales adaptamos la información, el apoyo que les damos, siendo las más difíciles las de diagnóstico, de tratamiento, de progreso de la enfermedad.

Es lo que hace la particularidad de la oncología: los pacientes necesitan la ayuda de todo el equipo, son especialmente agradecidos y sensibles.

Arantza: Solemos decir a los pacientes que a lo largo del proceso van a sentirse mejor, en otros momentos más desesperanzados. Nuestro apoyo es fundamental para que puedan llevar un poco mejor este proceso. Los pacientes son personas con las que es muy fácil trabajar porque son muy agredecidas y es algo que nos reconforta como profesional y como persona.

¿Qué tipos de tratamientos existen para los pacientes y cómo los gestionáis desde el servicio?

Arantza: Los tratamientos que se llevan a cabo son :

  • transfusión de samgre o hemoderivados
  • quimioterapia
  • terapias imunológicas
  • terapias biológicos como los anticuerpos monoclonales

La evolución de los tratamientos ha hecho que los cuidados desde enfermería son más complejos hoy en día. En general los pacientes ingresan para 5 días, reciben su quimioterapia del lunes a viernes y así pueden irse el fin de semana.

En el sistema sanitario de País Vasco, tenemos un sistema informático que nos permite asegurar la trazabilidad de los fármacos y de su uso.

Con la aparición de la COVID-19 y por desgracia como efecto colateral, la atención sanitaria al paciente oncológico se ha convertido en una prioridad segundaria.

La Organización Europea del Cáncer estima que los médicos europeos vieron 1,5 millones de pacientes menos con cáncer en el primer año de pandemia en toda Europa y los retrasos en los tratamientos oncológicos a causa de la crisis sanitaria llegaron a afectar a uno de cada dos pacientes con cáncer

¿Cómo habéis vivido las distintas olas? ¿qué situaciones nuevas se han generado?

Myriam: La primera ola fue sin duda la más dura y la que más repercusión tuvo en los pacientes. La atención primaria se colapsó y entonces las detecciones precoces en base a sospechas de tumores se detuvieron. La inaccesibilidad a los quirófanos también fue algo crítico.

Nos sorprendió ver casos avanzados de cáncer (como el de mama), cosa que no veíamos desde años gracias a la detección precoz.

Esta situación fue provocada por el retraso en el diagnóstico debido al colapso de los hospitales pero también al miedo que tenían los pacientes en acudir al hospital. Las estadísticas dicen que este contexto va a tener consecuencias sobre la mortalidad.

Te resumimos las recomendaciones WoCoVa para el uso de accesos vasculares en pacientes Covid

Haz clic aquí

Llegó un momento en el que no nos llegaban pacientes para tratamiento de quimioterapia. Era tan extraño que nos parecía que habían encontrado la cura para el cáncer! Es algo que vivimos con mucho miedo con profesionales porque somos conscientes de las consecuencias pero como paciente sabemos que tiene que ser muy duro.

Arantza: Nosotros también llegamos a tener la planta vacía de pacientes. Nos dimos cuenta de que muchos estaban atendidos por teléfono y otros muchos no querían ir al hospital por miedo a infectarse. Fue hasta tal punto que durante las revisiones de los oncólogos los pacientes llegaban a decir que estaban bien aunque no fuera el caso por no tener que ser ingresados. En poco tiempo, constatamos un deterioro franco de la salud de estos pacientes.

En las siguientes olas, se pudo protocolizar todo y no sucedió de nuevo.

Respecto a los tratamientos, hay cada vez más concienciación sobre los riesgos existentes para enfermería en el momento de manipular e infundir citostáticos.

¿Cómo abordáis esta cuestión en vuestro servicio, a nivel de información, formación y recursos?

Myriam: En nuestra unidad, primero formarmos al personal nuevo sobre los protocolos de protección individual (guantes especiales, mascarilla, gafas en el caso de las auxiliares en el momento de hacer las diuresis) así como los de administración de tratamientos peligrosos. En estos protocolos se plasma todo el material disponible y de uso obligado como los sistemas cerrados que evitan vapores, aerosoles.

También está protocolizado:

  • la gestión de los residuos
  • el cuidado de la extravasión
  • la actuación ante un derrame o un accidente de exposición.

El servicio de prevención de riesgos laborales es el encargado de los chequeos anuales del personal de oncología.

Arantza: Como supervisora me aseguro de que las nuevas incorporaciones y los estudiantes lean los protocolos para poder aplicarlos desde el principio. En nuestro caso, tenemos una plataforma de formación on line en la cuál está incluido este tema.

¿Quieres saber cómo protegerte frente a los fármacos biopeligrosos?

¡No te pierdas este artículo!

E

La OMS, en su página web dedicadas a esta patología, nos dice lo siguiente:

Entre el 30% y el 50% de los cánceres se pueden evitar. Para ello es necesario reducir los factores de riesgo y aplicar estrategias preventivas de base científica. La prevención abarca también la detección precoz de la enfermedad y el tratamiento y cuidado adecuados de los pacientes. Si se detectan a tiempo y se tratan adecuadamente, las posibilidades de recuperación para muchos tipos de cáncer son excelentes.”

En vuestra opinión y según vuestra experiencia ¿cómo se está llevando acabo la prevención, de qué medios se dispone y qué mejoras se podría aportar?

Arantza: La detección precoz de los cánceres como el de mama y el de colón ha sido fundamental a través de los programas de cribado que permite mejorar mucho los resultados en los pacientes afectados. Gracias a ellos se reducen mucho las secuelas y la mortalidad que puede ocasionar la enfermedad.

Hace 15 años podíamos ver pacientes sufriendo cáncer de mama con lesiones cutáneas terribles, que eran dolorosas y que requería curas frecuentes, conllevando además un gran deterioro de la imágen corporal de la mujer. Ahora sin embargo, es casi imposible ver a pacientes con un avance parecido de la enfermedad, gracias al diagnóstico temprano.

Esperamos que dentro de poco otros tipos de cáncer se puedan ver beneficiados por el mismo sistema de cribado, como ejemplo el del papilomavirus que ya está evitando tumores del cervix a largo plazo. Existen estudios y ensayos aleatorizados sobre el cribado del cáncer de pulmón pero de momento no existe suficiente evidencia científica al respecto para ponerlo en marcha.

Myriam: Es importante también hacer educación sobre los hábitos que tiene que adoptar la gente para prevenir el cáncer. En este sentido la importancia de la prevención respecto al tabaco ha sido y sigue siendo fundamental ya que está relacionado con el cáncer de pulmón y con otros tipos de tumores.

Está labor se tiene que llevar a cabo desde los propios colegios, la atención primaria y las unidades de screening.

¿QUIERES SABER MÁS SOBRE EL APOYO QUE RECIBEN LOS PACIENTES EN ONCOLOGÍA?

mIRA LA ENTREVSITA COMPLETA AQUÍ

TE PUEDE INTERESAR

ADMINISTRACIÓN DE QUIMIOTERAPIA ¿QUÉ RIESGOS EXISTEN EN HOSPITAL DE DÍA ONCOLÓGICO?

CLASIFICACIÓN DE CITOSTÁTICOS Y RIESGOS RELACIONADOS CON SU MANIPULACIÓN

ADMINISTRACIÓN DE FÁRMACOS ANTINEOPLÁSICOS. UNA CUESTIÓN DE SEGURIDAD

ADMINISTRACIÓN DE QUIMIOTERAPIA: DIFERENCIAR LAS VÁLVULAS DE SEGURIDAD DE LOS SISTEMAS CERRADOS (SCTM)

MANTENIMIENTO Y CUIDADO DEL RESERVORIO

3 COMPLICACIONES A TENER EN CUENTA PARA MANTENER UN PICC PERMEABLE

Por

Marie Pineau

Soy responsable de contenidos de las unidades de negocio de Terapias Intravasculares y Obstetricia-Neonatología-Nutrición enteral en Vygon España EXPERIENCIA He podido ejercer como enfermera durante varios años al principio de mi carrera, en múltiples ámbitos, entre otros como la neonatología, la pediatría, la medicina interna y la cirugía. Desde mi llegada en Vygon en el año 2010, he podido desarrollar competencias en el terreno y adquirir conocimiento sobre productos, desarrollando una labor marketing y comercial. PUEDO AYUDARTE EN…
  • Resolver dudas sobre productos y sus aplicaciones ya que mi perfil combina a la vez marketing, comunicación y práctica clínica
  • Encontrar material digital sobre protocolos y técnicas así como literatura existentes en terapia intravascular, también en neonatología, obstetricia y nutrición enteral.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This