Los cuatro efectos terapéuticos de la terapia fría o crioterapia


los cuatro efectos terapeúticos de la terapia fría o crioterapia

El uso de la terapia fría para tratar lesiones e inflamación se remonta al antiguo Egipto. Las primeras evidencias de su uso se remontan al año 2.500 a. C. Sin embargo, su uso terapéutico no se describió hasta el s. XIX, cuando el Dr. Arnott de Brighton, describió los beneficios de la aplicación de frío local en el tratamiento de numerosas afecciones (dolores de cabeza, neuralgias,…) y reconoció el efecto analgésico del frío, recomendando su uso para anestesiar la piel antes de la cirugía. [3]

En el s. XX, el aire líquido se utilizaba raramente, y el dióxido de carbono sólido era el agente criogénico más popular. Pero en las últimas décadas, la crioterapia se ha consolidado como modalidad de tratamiento para una amplia variedad de lesiones cutáneas benignas y malignas, y se describen continuamente nuevos usos. [3]

Qué es la crioterapia

La crioterapia se define como la aplicación terapéutica de cualquier sustancia al cuerpo que elimina el calor del mismo, dando como resultado la disminución de la temperatura de los tejidos[1].

La terapia de frío incluye el uso de varios métodos: compresas frías, recipientes, toallas o una bolsa de plástico con hielo picado; gel frío / compresas químicas frías; inmersión en hielo y masaje con hielo. [2]  

Por qué usar crioterapia[4, 5, 6, 7, 8]

Efectos beneficiosos sobre la inflamación y el dolor

La temperatura de los tejidos influye directamente en la reacción inflamatoria, la permeabilidad de los capilares y la respuesta celular.

Mayor eficacia de la terapia de frío en comparación con la de calor

El tratamiento con crioterapia iniciado dentro de las 36 horas siguientes al esguince de tobillo y continuado durante 3 días es estadísticamente más eficaz que el tratamiento con calor al volver a una actividad deportiva (en pacientes que sufren un esguince de tobillo y el tratamiento en la fase aguda).

Recomendaciones: aplicación del protocolo RICE

  • Rest: Detener la actividad inmediatamente
  • Ice: Aplicar hielo
  • Compression: Sujeción o inmovilización temporal para limitar el dolor (edema del tobillo)
  • Elevation: La elevación (del tobillo) también se realiza

Esta recomendación y la aplicación del protocolo RICE es aplicable a toda traumatología no grave y no vital.

Cuatro efectos terapéuticos de la crioterapia

La crioterapia ha demostrado tener, al menos, cuatro efectos terapéuticos que os contamos a continuación:

Analgesia [8]

  • El máximo efecto analgésico se obtiene durante los primeros 10 a 15 segundos de tratamiento y dura 1h después de interrumpirlo. El frío causa una desaceleración en la conducción nerviosa, siempre y cuando la temperatura de la piel sea inferior a 15°C con un límite entre 5°C y 7°C.
  • Bajar la temperatura de la piel por debajo de los 15ºC provoca un efecto analgésico local. Sin embargo, la crioterapia puede tener efectos deletéreos en la fibra nerviosa. In vitro, una temperatura por debajo de 10°C puede crear daños en los nervios. In vivo, este límite puede establecerse entre 5°C y 7°C. El dispositivo debe tener una temperatura controlada, que no debe caer por debajo de 5°C y así evitar el daño a los nervios.

Efecto anti-inflamatorio[9]

  • La temperatura de los tejidos influye directamente en la reacción inflamatoria, la permeabilidad de los capilares y la respuesta celular.
  • La aplicación terapéutica del frío reducirá entre un 70 y un 80% la cantidad de sustancias algógenas (sustancias liberadas por las células dañadas responsables de la inflamación) haciendo que la respuesta inflamatoria sea menos intensa.
  • La inflamación del tejido causa una vasodilatación arteriolar y capilar que contrarrestará el frío causando una vasoconstricción refleja. La disminución del flujo sanguíneo y la presión hidrostática limitarán la extravasación plasmática responsable del edema.
  • El frío no impide la liberación de líquido esencial para la reparación de los tejidos, sólo la ralentiza. Esta ralentización se compensa en gran medida con la reducción de los efectos nocivos del edema y, por lo tanto, permite iniciar la rehabilitación con movimiento mucho antes.

Efecto vasoconstrictor [9]

  • El frío causa inicialmente una rápida vasoconstricción arteriolar y capilar obtenida por reflejo (termorregulación).
  • Cuando se mantiene la aplicación del frío, sigue la vasodilatación. Esta vasodilatación paradójica corresponde a una hiperemia de protección. Si la exposición se prolonga más, se alternan períodos de vasodilatación y de vasoconstricción. Este fenómeno se denomina «reacción de caza o fuga». Para observar este fenómeno, la temperatura de los tejidos debe estar entre 7°C y 12°C.
  • El frío por sí solo no tiene un efecto directo en la reabsorción del edema. Es necesario asociar una ligera compresión y una posición inclinada para un resultado óptimo.

Efecto neurológico [9]

  • El frío, además de su efecto analgésico, disminuye la espasticidad muscular (aumento exagerado y permanente del tono muscular de un músculo en reposo). La amplitud de la respuesta refleja al estiramiento de un músculo previamente enfriado disminuye durante y después de la aplicación de hielo. En terapéutica, la técnica «Spray y estiramiento» desarrollada por Travel da buenos resultados en las contracturas.

Riesgos y contraindicaciones de la terapia fría

Los riesgos de la crioterapia son:

  • Quemaduras
  • Parestesia
  • Necrosis
  • Problemas de revascularización
  • Infecciones postoperatorias

Las contraindicaciones de la terapia fría son:

  • El síndrome de Raynaud
  • Alergia al frío (urticaria)
  • Hipersensibilidad al frío
  • Crioglobulinemia

 

Bibliografía

[1] K. W. R. J. K. Scott F. Nadler, The Physiologic Basis and Clinical Applications of Cryotherapy and Thermotherapy for the Pain Practitioner, P. Physician., Éd., 2004, pp. 7(3):395-9.

[2] R. C. B. S. M. J. V. d. O. Lucila Coca Leventhal, Clinical trial comparing three types of cryotherapy in non-pregnant women, 2010, pp. 44(2):337-43.

[3] N. B. &. F. A. BSc, History of cryotherapy. Dermatology Online Journal, 2005, p. 11(2).

[4] HAS, «Rééducation de l’entorse externe de la cheville – Recommandation de Bonne Pratique».

[5] Agence nationale d’accréditation et d’évaluation en santé (ANAES) – Service des recommandations et références professionnelles., Rééducation de l’entorse externe de la cheville. 2000.

[6] Patria A. Hume, Duncan Reid, Tony Edwards., Epicondylar Injury in Sport. Epidemiology, Type, Mechanisms, Assessment, Managementand Prevention. 2006, Sports Med , pp. 36 (2): 151-170.

[7] Hocutt JE Jr, Jaffe R, Rylander CR et al., Cryotherapy in ankle sprains. 1982, The American Journal of Sports Medicine, pp. Volume: 10 issue: 5, page(s): 316-319.

[8] Trichard S., La cryothérapie en traumatologie d’urgence, plus qu’une alternative thérapeutique. Etude prospective, randomisée, ouverte réalisée au service d’urgences du CH de Montélimar Etude CRYOANTALGIE. s.l. : Université Claude Bernard – Lyon 1, Faculté de Médecine et de Maieutique Lyon-Sud, 2013.

[9] Delassus, L., La cryothérapie et les techniques d’utilisation du froid. 2004.

1 Comentario

  1. […] el dolor, retrasan la formación del edema y reducen la aparición de lesiones secundarias.[1] En este artículo podéis leer más sobre los efectos terapéuticos del frío y las recomendaciones de uso de la […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *