La evolución de la oxigenoterapia

Por Melisa Molero

23 Mar, 2022

La oxigenoterapia es un importante recurso terapéutico utilizado en pacientes con hipoxemia, tanto en el ámbito hospitalario como ambulatorio. La historia del oxígeno desde su descubrimiento hasta su aplicación clínica en pacientes con enfermedades pulmonares crónicas representa un viaje largo y lleno de historias.

En un periodo relativamente corto, los primeros investigadores no sólo descubrieron el oxígeno, sino que también reconocieron su importancia para la vida y su papel en la respiración. La importancia fundamental del oxígeno para la vida en este planeta asegura su lugar en el cuidado de pacientes con trastornos respiratorios.

Historia de la oxigenoterapia

En 1771, el farmacéutico químico sueco-alemán Carl Wilhelm Scheele descubrió el oxígeno en un laboratorio y lo llamó “aire de fuego”. Sin embargo, durante muchos años durante muchos años este descubrimiento fue erróneamente atribuido a Joseph Priestley, un teólogo inglés del siglo XVIII.

Por otro lado, Antonie Lavoisier, aunque no fue su descubridor, es reconocido por el avance del conocimiento científico de la naturaleza química del oxígeno y su función en la respiración normal. En 1775, gracias a su comunicación con Priestley y Scheele pudo repetir sus experimentos empelado un equipo de laboratorio más sofisticado y denomino a su “descubrimiento” oxígeno y demostró que se trataba de un elemento químico.

Además, basándose en que era esencial para todos los ácidos; propuso el papel del oxígeno en la oxidación de los metales y en la respiración, demostrando que el cuerpo lo toma durante la inhalación para permitir la combustión lenta de sustratos orgánicos y que el dióxido de carbono era exhalado como subproducto.

Aplicación del oxígeno en la medicina

Tras su descubrimiento, se reconoció rápidamente el valor potencial del oxigeno para los pacientes con afecciones respiratorias. Thomas Beddoes, es considerado el padre de la terapia respiratoria trabajó con el inventor James Watt para generar oxígeno y otros gases, y abrió un Instituto de Neumología en Bristol, Inglaterra, en 1798, utilizando oxígeno y óxido nitroso para tratar el asma, la insuficiencia cardíaca congestiva y otras enfermedades.

En 1868 se desarrollaron las primeras botellas para almacenar oxígeno, lo que permitió su uso en anestesia general. Y en 1885, George Holtzapple utilizó el oxígeno para tratar un paciente joven con neumonía, y estableció su papel en los cuidados intensivos.

En el siglo XX, la expedición de Haldane al Pike’s Peak en 1911 generó las primeras descripciones de los efectos de la hipoxia. En 1907, Arbuthnot Lane ideó un tubo de goma que servía de catéter nasal para la administración de oxígeno, y Haldane desarrolló diseños para las actuales máscaras de oxígeno. Por su parte, Alvan Barach siguió perfeccionando otros sistemas de suministro de oxígeno y fue el primero en informar en la era moderna del uso de oxígeno en apoyo de pacientes hospitalizados con neumonía. Tanto Barach como Haldane desarrollaron «máscaras medidoras» con válvulas que diluían el oxígeno con el aire ambiente, lo que permitía ajustar las concentraciones de oxígeno suministrado. Barach también desarrolló capuchas para proporcionar a los pacientes una presión positiva constante en las vías respiratorias.

Así pues, Barach sentó las bases de nuestro uso de la LTOT para las enfermedades pulmonares crónicas. En 1936 observó que:

«La oxigenoterapia en los casos adecuados alivia la respiración difícil, restablece fuerza y ayuda a reducir la hinchazón de las piernas y la espalda del paciente».

A continuación, diseñó y utilizó los primeros dispositivos de oxígeno portátiles para pacientes con enfisema. En la década de 1950 utilizó botellas de oxígeno rellenadas para pacientes con disnea de esfuerzo. Durante el mismo período, Coats, Gilson y Pierce utilizaron oxígeno en pequeñas botellas portátiles de gas comprimido, observando una mejora subjetiva de los síntomas en pacientes con enfermedades pulmonares.

El origen de la oxigenoterapia moderna

En los primeros años del siglo XX, dos fisiólogos, Adolph Fick (alemán) y Paul Bert (francés) hicieron avanzar mucho la fisiología básica del oxígeno al describir la tensión en términos de unidades de presión parcial. Ellos utilizaron esas unidades para describir la diferencia de oxigenación entre la sangre arterial y la venosa, relacionando esta diferencia con el consumo de oxígeno de los tejidos y el gasto cardíaco; también describieron la toxicidad del sistema nervioso central a altas tensiones de oxígeno.

Haldane publicó «The therapeutic administration of de oxigen» a principios de 1917 este artículo representa el origen del uso racional del oxígeno. Haldane describe en detalle la regulación del impulso respiratorio por el dióxido de carbono y sus efectos sobre la concentración de iones de hidrógeno en la sangre. Explica el concepto de anoxemia, que clasifica en tres tipos: alta de oxígeno, falta de hemoglobina y falta de circulación. También incluye notas sobre la anoxia tisular y no sanguínea que se da en la intoxicación por monóxido de carbono.

Continúa mostrando cómo las concentraciones de dióxido de carbono no aumentan en esta última situación porque el dióxido de carbono es más soluble que el oxígeno. Su solución para la «obstaculización de oxígeno a través de las paredes alveolares» es «aumentar el porcentaje de oxígeno en el aire alveolar y así aumentar la presión de difusión». En la actualidad, encontramos esta terminología anticuada y de conceptos simplistas pero estos avances supusieron un gran salto intelectual en la oxigenoterapia. 

BIBliografía

  • American Association for Respiratory Care. AARC clinical practice guideline. Oxygen therapy in the home or alternate site health care facility: 2007 revision and update. Respir Care 2007;52(8):1063-1068.
  • Global Initiative for Chronic Obstructive Lung Disease: GOLDBrasil. http://www.golddpoc.com.br/. Web site in Portuguese. Accessed April 25, 2012.
  • Ministerio da Sau´de. Resoluc¸a˜o SS-213, de 30.06.92 publicada no DOE de 01.07.92. Portuguese.
  • Associación Brasileira dos Portadores de DPOC. http://www.dpoc. org.br/ Web site in Portuguese.
  • Ehrenkranz RA, Walsh MC, Vohr BR, Jobe AH, Wright LL, Fanaroff AA, et al. Validation of the National Institutes of Health consensus definition of bronchopulmonary dysplasia. Pediatrics 2005; 116(6):1353-1360.
  • McGregor ML, Bremer DL, Cole C, McClead RE, Phelps DL, Fellows RR, et al. Retinopathy of prematurity outcome in infants with prethreshold retinopathy of prematurity and oxygen saturation94% in room air: the high oxygen percentage in retinopathy of prematurity study. Pediatrics 2002;110(3):540-544.
  • Shimoda LA. Hypoxic regulation of ion channels and transporters in pulmonary vascular smooth muscle. Adv Exp Med Biol 2010;661: 221-235.
  • Priestley J. Experiments and Observations on Different Kinds of Air. Birmingham: Thomas Pearson, 1775
  • Beddoes T. The Pneumatic Institution for gas therapy. Bristol Gazette and Public Advertiser, 21 March 1799
  • Birch JS. Some remarks on the exhibition of oxygen as a therapeutic, in connexion with a new, agreeable, and easy form of administration by the stomach. Lancet. 1869;i:492
  • Nice Toys Inc.
  • Starkey GR. Compound Oxygen—its Mode of Action and Results. Philadelphia: Starkey & Palen, 1881
  • Wallian SS. Further report: on oxygen as a therapeutic agent. Med Record. 1885;31:483–8
  • Blodgett AN. The continuous inhalation of oxygen in cases of pneumonia otherwise fatal, and in other diseases. Boston Med Surg J 1890;123:481–4
  • Kellogg JH. Oxygen enemata as a remedy in certain diseases of theliver and intestinal tract. JAMA 1888;11:258–62
  • Haldane JS. The therapeutic administration of oxygen. BMJ 1917;i:181–3
  • Haldane JS. A lecture on the symptoms, causes and prevention of anoxaemia (insufficient supply of oxygen to the tissues) and the value of oxygen in its treatment. BMJ 1919;ii:65
  • Howitt HO. The subcutaneous injection of oxygen gas. Can Med Assoc J1914;4:983–5
  • Report of Societies. Oxygen therapy. BMJ 1920;i:150–2
  • Cameron JS. The history of viral haemorrhagic fever with renal disease (hantavirus) Nephrol Dial Transplant 2001;16:1289–90
  • Haldane JS. Respiration. London: Oxford University Press, 1922
  • Massaro DJ, Katz S, Luchsinger PC. Effects of various modes of oxygen administration on the arterial gas values in patients with respiratory acidosis. BMJ 1962;ii:627–30
  • Petty TL, Finigan MM. Clinical evaluation of prolonged ambulatory oxygen therapy in chronic airway obstruction. Am J Med 1968;45:242–6
  • Leigh JM. Early treatment with oxygen. Anaesthesia 1974;29:194–208

Por

Melisa Molero

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This