La fijación con anclaje subcutáneo: el nuevo estándar en accesos vasculares

Por Gloria Ortiz Miluy

28 May, 2021

¿Y qué hay de nuevo en las guías de referencia sobre acceso vascular? Con la nueva actualización de las guías INS publicada este año y la celebración virtual del congreso WoCoVA, hemos podido destacar dispositivos y técnicas que aportan grandes avances en el ámbito del cateterismo intravenoso.

La estabilización de los dispositivos de acceso venoso sigue siendo un gran reto que superar. Para los profesionales del acceso vascular y gracias a los trabajos realizados durante estos años, por fin vemos reflejadas las recomendaciones de un elemento de gran relevancia en nuestro campo: el sistema de fijación sin sutura de anclaje subcutáneo (SASS, Subcutaneous Anchored Sutureless System).

¿QUÉ HACE EL SASS TAN ESPECIAL?

La fijación con anclaje subcutáneo mantiene el catéter dentro de una estructura de plástico (naranja) la cual está fijada a un ancla insertada en los tejidos subcutáneos. Su sistema de fijación al plano subcutáneo la hace única porque permite una estabilización óptima del catéter que otros dispositivos no consiguen en el tiempo.

Además, existen una serie de ventajas adicionales que hacen que la fijación con anclaje subcutáneo se posicione como un dispositivo ineludible para alcanzar las mejores prácticas.

1. Versatilidad

El SASS se usa en accesos venosos, principalmente PICCs y otros centrales, aunque se puede usar también con Hickman especialmente en niños y pacientes desorientados para los cuales el riesgo de retirada accidental es mayor. De hecho, el Dr. Mauro Pittiruti comentó durante el webinar sobre fijación con anclaje subcutáneo que existen estudios que demuestran que el SASS es incluso más eficaz que el anillo de Dacron solo.  En Italia donde hay más experiencia clínica con el dispositivo, se usa el SASS con midlines (en casos indicados) y con catéteres de hemodiálisis. Donde aporta una solución nunca vista es también en los drenajes, conocidos por ser particularmente difíciles de fijar (drenajes pleurales, craneales).

2. Facilidad de uso

Como para otro tipo de dispositivo, es necesario conocer bien el producto, saber y aplicar el método más correcto para su manipulación. Sin embargo, tiene una curva de aprendizaje relativamente corta y hace que su uso esté al alcance de cualquiera. Además, facilita mucho el trabajo de los enfermeros durante las curas ya que permite una limpieza a 360º y no requiere cambio semanal.

3. Prevención de las infecciones relacionadas con cateterismo (IRC)

Hay cada vez más estudios que apoyan el hecho de que usar este tipo de fijación permite mejorar la prevención de las IRC. En efecto, al evitar el pistoning del catéter (movimiento de vaivén) y al permitir una mejor limpieza durante las curas, reduce la posibilidad de contaminación del DAV.

4. Ahorro de tiempo

Se ha calculado que el tiempo que necesita un profesional sanitario para colocar el dispositivo durante la inserción del catéter es de 97.3 segundos. De la misma manera, el tiempo de cura se reduce al no tener que sustituir el dispositivo semanalmente y al hacer más fácil la limpieza.

5. Ahorro económico

Si bien es verdad que el SASS tiene un coste unitario superior a otros dispositivos de fijación, es imprescindible contemplar los costes globales en toda la duración del catéter.

  • Se requiere un único SASS para todo el tratamiento y uso del DAV
  • se ahorra material durante las curas
  • se evita la reinserción de nuevos catéteres (desplazamiento/retirada accidental)
  • el coste relacionado con las complicaciones infecciosas y/o cutáneas se reduce de manera notable
  • se reduce el tiempo de cuidados de enfermería.

¿CUÁL ES LA EVIDENCIA CIENTÍFICA EXISTENTE RESPECTO AL SASS?

Recorrido del SASS en la literatura científica en los últimos años.

1. Las guías NICE – 2017 (Instituto Nacional de Salud de la Excelencia en los Cuidados, Reino Unido)

A través de un programa de Evaluación de Tecnologías Médicas realizaron la valoración detallada cuyos puntos destacables son:

  • El sistema de fijación sin suturas de anclaje subcutáneo debería ser colocado en todos los PICC que quede en sede para un período de 15 días o superior.
  • El ahorro que aporta es de entre 9-95 libras por paciente en comparación con otros sistemas de fijación con adhesivos.
  • El ahorro anual estimado para el NHS (Sistema Nacional de Salud del Reino Unido) ronda los 4.2 millones de libras.
2. Estudios Pittiruti et.al, grupo GAVeCeLT – 2019 y 2020

En 3 estudios clínicos en PICC y otros CVC, se demuestra que el SASS ofrece un 98.4% de eficacia en el prevenir la dislocación y/o migración del catéter sin aparición de complicaciones.

Un año más tarde aparecen las recomendaciones GAVeCeLT para el uso del acceso vascular en el paciente COVID-19, en las cuales se establece como imperativo el uso del anclaje subcutáneo:

  • Porque disminuye el contacto con el paciente al no tener que cambiar el dispositivo semanalmente
  • Por el riesgo alto de desplazamiento/retirada que supone la pronación de dichos pacientes
3. Estudio McParlan et.al – 2019

Se trata de un estudio comparativo entre un grupo de 1111 pacientes con fijación adhesiva y un grupo de 1139 pacientes con SASS. El grupo con anclaje subcutáneo no sufrió ningún desplazamiento, mientras que el del sistema adhesivo de fijación sufrió 5.9% de sustitución sobre guía del catéter debido a este motivo. Como conclusión, el ahorro total en el grupo de SASS fue 77.274 libras.

4. Consenso WoCoVA- GAVeCeLT – 2020

Es un Consenso Internacional sobre el uso de los SASS para accesos venosos. Haciendo un repaso de la evidencia disponible se subraya que el SASS es efectivo en la reducción del riesgo de desplazamiento en PICC y otros tipos de CVC en pacientes adultos, pediátricos y neonatales.

5. Estudio Rowe et.al – 2020

El análisis llevado a cabo en 7.779 pacientes compara los resultados de los PICCs fijado con SASS respecto a los PICCs fijados con otros tipos de sistemas adhesivos. El resultado demostró que aquellos pacientes con fijación adhesiva tenían un aumento de riesgo de infección local del 228% en comparación con lo que llevaban SASS.

Evidencia científica actual sobre el SASS

1. Guías INS – 2021

En enero del 2021, las guías INS por fin se ven actualizadas y nos llegan con esta nueva recomendación tan extensamente nombrada en su punto 38, cuyos puntos clave son:

En sus recomendaciones prácticas, las INS especifica el uso de SASS -u otro método de fijación del catéter- para fijar el catéter:

  • El uso de los sistemas de fijación, incluyendo el SASS, debe ser una alternativa a las suturas, ya que se consideran más seguros y reducen el riesgo de complicaciones, incluyendo la infección y la salida accidental (Nivel I de recomendación). Se añade que pequeños estudios piloto y observacionales demuestran mejores resultados cuando los sistemas utilizados son distintos a los sistemas de fijación adhesivos.
  • De modo explícito, las guías recomiendan la valoración de uso del SASS en PICC y otros accesos vasculares dada su potencial eficacia clínica y económica (Nivel III de recomendación)
  • Estudios observacionales monocéntricos demuestran que el SASS es más efectivo que las suturas y los sistemas de fijación adhesivos en la prevención de fallo del catéter, especialmente en salida accidental en pacientes con piel no íntegra (Nivel III de recomendación)
  • La presencia de problemas cutáneos que pudieran contraindicar el uso de sistemas de fijación adhesivos pueden ser una situación clínica que requiera el uso de SASS, habiendo demostrado ser efectivos y seguro para estos pacientes (Nivel III de recomendación)
  • Una de las ventajas del SASS es que no debe cambiarse de manera rutinaria; sin embargo, la piel debe ser valorada en cada cambio de apósito y limpieza cutánea para evaluar su integridad (Nivel I de recomendación).
2. Congreso WoCoVA – 2021

La fijación con anclaje subcutáneo tuvo un protagonismo bastante importante en la última edición del congreso WoCoVa (abril) durante el cual, el compañero estadounidense Mark Rowe entre otros, reflejó en una excelente presentación de la más reciente literatura científica respecto al SASS (Subcutaneously anchored securement device: the new standard?”).

La introducción triunfal del SASS en las guías del INS 2021 elevan el uso de este dispositivo para PICC a un Nivel I, que es el mayor nivel de evidencia. Respecto a la fijación del catéter vascular, este documento hace continuas y extensas referencias al uso del SASS y acaba de confirmar todo lo que los estudios iban diciendo a lo largo de estos años.

Los beneficios que el INS subraya sobre el uso del SASS son:

  1. Estabilización y fijación del VAD que reduce la salida prematura y las complicaciones que ello implica.
  2. Reducción de las lesiones de la piel provocadas por adhesivo médico (MARSI)
  3. Fijación segura del catéter durante las curas sin necesidad de reemplazarlo por toda la vida útil del catéter.

Si quieres saber más sobre este tema, no dudes en hacer un comentario abajo e intentaremos ayudarte.

Tranquil@, esto NO es una lista de SPAM.  

Bibliografía

  1. INS 2021
  2. Pittiruti M. et al., Clinical experience of a subcutaneously anchored sutureless system for securing central venous catheters, British Journal of Nursing, Vol. 28. Nº 2, Enero 2019
  3. McParlan et al., Intravascular catheter migration: A cross-sectional and health-economic comparison of adhesive and subcutaneous engineered stabilisation devices for intravascular device securement,
    Belfast City Hospital, Journal of Vascular Access, Junio 2019
  4. Pittirutti et al., Recommendations for the use of the vascular access in the COVID-19 patients: an Italian perspective, Critical Care, Mayo 2020
  5. GAVeCeLT- WoCoVA consensus on subcutaneously anchored securement devices for the securement of venous catheters: current evidence and recommendations for future research. Pinelli et al. Journal of Vascular Access, Julio 2020.
  6. Rowe et al., Catheter securement impact n PICC-related CLABSI: a university hospital perspective,  American Journal of Infection Control. Diciembre 2020.

Te puede interesar

Contenidos utilizados

Icono guía en flaticon.es

Por

Gloria Ortiz Miluy

Enfermera PICC-PORT en Hospital Fundación Jiménez Díaz. Comité Científico WoCoVA. Profesorado GAVeCeLT. Sub-directora Máster UAM-EUE FJD en Cuidados y Manejo del Paciente Portador de Acceso Vascular.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This