El acceso vascular periférico en el paciente mayor ¿qué opciones existen?


Los datos son inequívocos:  indican que nos dirigimos a un envejecimiento poblacional generalizado. Con una esperanza de vida en España rondando los 80 años y con una reducción del número de nacimientos, en los próximos años, la población de más de 65 años va a tener un peso específico a nivel social y, por supuesto, a nivel sanitario.

En este contexto, veremos a continuación qué impacto supone en el hospital la atención creciente de personas mayores y cómo se puede gestionar el acceso vascular cuando requieren tratamiento intravenoso.

Envejecimiento de la población hospitalaria

El gran reto al que tiene que enfrentarse el sistema de salud es que “envejecer” se corresponde más con la cuarta acepción de la RAE, «permanecer por mucho tiempo«, y menos con la primera, «hacerse viejo«.

Con esta idea la OMS define el envejecimiento activo de la siguiente manera:

“el proceso de optimización de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen.  “

La investigación científica y la aplicación de la evidencia a la práctica sanitaria que tradicionalmente había tenido como objetivo principal reducir la mortalidad, ahora, presta igual atención a la calidad de vida de los pacientes, especialmente en las etapas de mayor fragilidad.

En los años 2000, la OCDE ya señalaba que las personas mayores representaban el mayor incremento en admisiones hospitalarias (1) . La evolución actual sigue la misma tendencia y como consecuencia, las estancias hospitalarias se alargan, por ser pacientes de riesgo.

Un ejemplo relevante es el de los servicios de urgencias (2):

En 2011, aproximadamente el 20% de las personas de 65 a 74 y 27% de las personas ≥ 75 tenían al menos una visita al servicio de urgencias. Los ancianos tienden a enfermarse más. Más del 40% de los pacientes ancianos atendidos en los departamentos de urgencias debe hospitalizarse y el 6% concluye en la unidad de cuidados intensivos.

Actualmente más de la mitad de los adultos que ocupan camas en un hospital tiene ≥ 65 años y en el futuro este porcentaje seguirá creciendo ya que se prevé que, en el 2050, los mayores representan el 30% de la población total (triplicando el número de personas de más de 85años) (3).

Particularidad del paciente mayor

El perfil de una persona mayor hospitalizada significa, en la inmensa mayoría de los casos, tratar la causa del ingreso en un contexto pluripatológico (4, 5): las enfermedades crónicas más presentes son la diabetes, la hipertensión arterial, la artrosis, la insuficiencia cardiaca que se pueden asociar además de la fragilidad del individuo, a una pérdida de las facultades cognitivas, perdidas sensoriales y disminución de la motricidad.

Esto supone, tener en cuenta un tratamiento ya existente en el momento del ingreso: en los años 90 en Alemania el estudio Smith y Borchelt (6) ya advertía sobre la cantidad de medicaciones que pueden llegar a tomar las personas ancianas:

  • El 35% de las personas mayores de 70 años tomaban de 5 a 8 medicamentos diferentes por día
  • El 15 % recibe incluso más de 13 medicamentos diferentes por día
  • El grupo de 80 a 85 años recibe el mayor número de medicamentos para tomar al día

En el hospital, las personas mayores se encuentran en mayor proporción en los servicios de medicina interna, enfermedades infecciosas, neumología y cardiología entre otros.

Patologías que pueden requerir tratamientos IV en pacientes mayores

La infección (7) es una de las patologías con más prevalencia en las personas mayores.

Entre los factores intrínsecos que desembocan a la infección, destacan:

  • la presencia de un debilitamiento del sistema inmunitario (inmunosenescencia)
  • la frecuente comorbilidad asociada (pluripatología)
  • el envejecimiento de los diferentes órganos
  • la elevada incidencia de desnutrición.

Como enfermedades infecciosas graves más comunes están la sepsis y la bacteriemia. En el año 2019 la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (8), señala que:

la sepsis es una enfermedad con una prevalencia y mortalidad elevadas. Se puede considerar como una enfermedad emergente, con un aumento de un 8,7 por ciento de casos al año 

Dentro de las patologías infecciosas más frecuentes diagnosticadas en el hospital, también están la neumonía, la endocarditis, la infección protésica y la infección del tracto urinario.

Aunque siempre es preferible la toma oral de un tratamiento antibiótico en un paciente mayor, en muchos casos se necesita una vía periférica intravenosa para poder administrar el fármaco pautado.

Recomendaciones para el acceso vascular periférico en pacientes mayores

Perfil venoso del paciente anciano

Los pacientes ancianos presentan con frecuencia alteraciones en la flexibilidad de las venas, debido a circunstancias clínicas como la ateroesclerosis y otras alteraciones propias de la edad avanzada. Además, muchos de ellos presentan algún tipo de patología que requiere el uso de anticoagulantes.

En estos casos, la canalización de una vía venosa periférica puede ser complicada debido a la fragilidad de las paredes venosas, que han perdido flexibilidad y se rompen con más facilidad. Además, el riesgo de aparición de flebitis es significativamente mayor en este tipo de pacientes (9).

Tipos de catéteres

Las guías de referencia establecen el uso del catéter corto hasta 6 días. Sin embargo, es difícil mantener durante una semana, una vía periférica corta en un paciente mayor por su fragilidad venosa y cutánea, envejecimiento fisiológico general y a veces por su desorientación que provoca la retirada accidental de la cánula corta.

Además, el catéter corto periférico presenta una serie de limitaciones (material, acceso a venas de poco calibre, técnica de inserción) que no permiten siempre mantener durante toda la duración del tratamiento.

Para evitar el menor daño vascular posible para tratamientos de más de 3 días, es importante considerar la canalización de un catéter de línea media como primera opción.

La línea media o midline es un catéter periférico que inserta con ecografía en venas profundas del brazo (basílica, braquial o cefálica) cuya punta se aloja en vena axilar o en el tramo torácico axilo-subclavio según la longitud elegida. Se habla de mini-midline para los dispositivos de 8-10cm y de midline para los de 15 a 25cm.

En cualquier tipo de paciente es importante respetar la relación de 1/3 entre el diámetro del catéter y el de la vena elegida, tal y como se recomienda en guías (INS, GAVeCeLT, Wocova). Los midlines de uso más común suelen tener un diámetro de 4 y 5 Fr. En el paciente mayor, debido a la fragilidad de los vasos y sobre todo cuando la valoración ecográfica indica que el catéter supera el 1/3 recomendado en la luz de la vena, es importante tener en cuenta otros diámetros más pequeños como 2 y 3 Fr (los catéteres de 2 Fr requerirán el uso de bomba).

Sus características hacen que puede estar colocado hasta un mes o incluso más:

  • Poliuretano: material más biocompatible y con más resistencia que el catéter corto de Teflón
  • Técnica menos invasiva: la punción es fina (21G en vasos de gran calibre) y se canaliza la vena con una guía fina no con una aguja
  • Alcanza venas de gran diámetro:
    • el tratamiento fluye a una velocidad adecuada y reduce las complicaciones posteriores
    • el catéter no ocupa más que el tercio del diámetro de vena

Consejos prácticos para facilitar la inserción

El envejecimiento causa cambios en la piel, las paredes de las venas y la circulación, lo cual puede convertir la canalización en personas mayores en un reto particularmente difícil.

En el año 2008, la enfermera experta internacional en acceso vascular, Nancy Moureau (10), ofrecía algunas sugerencias todavía de actualidad, para reducir los riesgos de la venopunción en los pacientes mayores:

 

Si quieres saber más sobre este tema, no dudes en hacer un comentario abajo e intentaremos ayudarte.

Tranquil@, esto NO es una lista de SPAM.  

Pon tu comentario aquí

 

Bibliografía

1. Hospitalization in Geriatric Wards: Considerations on the Evaluation of the Outcome Franca Crippa Adele H.Marshall Gianluca Merchich Mariangela Zenga Procedia Economics and Finance 2013 Volume 17, 2014, Pages 248-255 https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S2212567114008697

2. Atención hospitalaria en los ancianos Debra Bakerjian PhD, APRN, Betty Irene Moore School of Nursing, UC Davis MSD Manuals- 2018 https://www.msdmanuals.com/es/professional/geriatr%C3%ADa/prestaci%C3%B3n-de-la-atenci%C3%B3n-a-los-ancianos/atenci%C3%B3n-hospitalaria-en-los-ancianos

3. Hospital amigable con las personas mayores: una adaptación al cambio demográfico La Vanguardia / Management – 2019 https://www.lavanguardia.com/economia/management/20190424/461837574082/hospital-personas-mayores.html

4. Capítulo Geriatría – Manual Farmacia Hospitalaria Páginas 959-992 – 1993 https://www.sefh.es/bibliotecavirtual/fhtomo2/CAP08.pdf

5. Evolución de la edad media de los pacientes hospitalizados en un servicio de medicina interna: una perspectiva de 12 años J. Castiella Herrero, J. Lajusticia Aisa, J. Naya Manchado, F. Sanjuán Portugal, M. Vallejo García, Servicio de Medicina Interna. Fundación Hospital Calahorra. Calahorra (La Rioja). XXXIV Congreso Nacional de las Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). XXIX Congreso de la Sociedad Andaluza de Medicina Interna (SADEMI) 2013 https://www.revespcardiol.org/es-congresos-xxxiv-congreso-nacional-sociedad-espanola-8-sesion-paciente-pluripatologico-edad-avanzada-posters–842-evolucion-de-la-edad-media-7863

6. Health and Well–Being in the Young Old and Oldest Old Jacqui Smith Markus Borchelt Heiner Maier Daniela Jopp Journal of Social Issues – 2003 https://spssi.onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1111/1540-4560.00286

7. Infecciones en el anciano F. Masanésa, E. Sacanellaa, A. López-Sotoa a Unitat de Geriatria. Hospital Clínic. Barcelona. España. Medicina integral – 2002 Vol. 40. Núm. 10. páginas 476-484 https://www.elsevier.es/es-revista-medicina-integral-63-pdf-13041788

8. La septicemia en los ancianos: ¿mayor riesgo de muerte? Infosalus 2019 https://www.infosalus.com/mayores/noticia-septicemia-ancianos-mayor-riesgo-muerte-20190529081434.html

9. Canalización de vías venosas en pacientes geriátricos o con problemas en los vasos sanguíneos admin-arcomed – 2018 https://www.arcomed.com/es/canalizacion-de-vias-venosas-en-pacientes-geriatricos/

10. Tips for inserting an I.V. device in an older adult Moureau, Nancy L. RN, CRNI, BSN Nursing2008: December 2008 – Volume 38 – Issue 12 – p 12 https://journals.lww.com/nursing/fulltext/2008/12000/tips_for_inserting_an_i_v__device_in_an_older.8.aspx

Marie Pineau

Marie Pineau

Soy responsable de contenidos de las unidades de negocio de Terapias Intravasculares y Obstetricia-Neonatología-Nutrición enteral en Vygon España

EXPERIENCIA
He podido ejercer como enfermera durante varios años al principio de mi carrera, en múltiples ámbitos, entre otros como la neonatología, la pediatría, la medicina interna y la cirugía.
Desde mi llegada en Vygon en el año 2010, he podido desarrollar competencias en el terreno y adquirir conocimiento sobre productos, desarrollando una labor marketing y comercial.

PUEDO AYUDARTE EN...
- resolver dudas sobre productos y sus aplicaciones ya que mi perfil combina a la vez marketing, comunicación y práctica clínica
- encontrar material digital sobre protocolos y técnicas así como literatura existentes en terapia intravascular, también en neonatología, obstetricia y nutrición enteral.
Santiago Pérez Espartero

Santiago Pérez Espartero

Delegado de ventas - Granada, Almería y Jaén

Previous Venodisección vs Técnica Seldinger
Next COVID-19 y la reducción de los partos prematuros

Sin Comentarios

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *