Descarga en pdf

La canulación venosa central es uno de los procedimientos más habituales en la actualidad, ya que facilita la reanimación, el apoyo nutricional y el acceso vascular. [1]

A pesar de la gran utilidad de los catéteres venosos, tras obtener el acceso, los profesionales deben hacer frente a diversas complicaciones de mantenimiento y administración de fármacos.

Una de las preguntas más habituales cuando nos encontramos ante un catéter multilumen es: ¿Qué luz utilizo para cada una de las infusiones?

Para poder resolver esta pregunta es preciso analizar las diferentes indicaciones que tiene un CVC, así como las peculiaridades de cada dispositivo y de cada una de sus luces.

¿Tipos de CVCs?

La nueva nomenclatura que propone la WoCova para referirse a los catéteres venosos centrales tradicionales implantados en vena del área sub o supraclavicular es el término CICC, ya que consideran que el término CVC incluiría el resto de catéteres cuya punta quede alojada en la vena cava superior, aurícula derecha o vena cava inferior, indiferentemente de si utilizan otros puntos de inserción. [2]

Los PICC y FICC, también son catéteres venosos centrales, y, por tanto, la categoría CVC incluye, por definición: [2]

  • PICC: canalización de venas profundas del brazo (basílica, braquial, cefálica y axilar)
  • FICC: canalización en venas profundas de la región inguinal (femoral).
  • CICC: canalización en venas profundas cérvico-torácicas (braquiocefálicas, subclavia, yugular, axilar y cefálica).

Usos

Los usos de los CICC son múltiples y, a menudo, situacionales, pero los más comunes son:

  • Administración de fármacos: sustancias irritantes no compatibles con los accesos periféricos o de administración prolongada [1]
  • Nutrición parenteral.
  • Fluidoterapia.
  • Extracciones y transfusiones de sangre.
  • Terapias extracorpóreas, como hemodiálisis, plasmaféresis y terapia de reemplazo renal continua. [1]
  • Monitorización de la presión venosa central (PVC), saturación de oxígeno en sangre venosa central o presión arterial pulmonar.
  • Imposibilidad para obtener otro tipo de acceso venoso en situaciones de emergencia. [1]
  • Requerimientos de múltiples infusiones de forma simultánea. [4]

¿Cómo elegir el CVC adecuado?

Para seleccionar el catéter ideal para nuestro paciente, es necesario tener en cuenta los siguientes criterios de elección:

  1. Dónde vamos a ubicar la punta del catéter. De ello dependerá que se trate de un catéter central o periférico. Con independencia del dispositivo implantado, la localización de la punta es lo que realmente define que a un catéter se le pueda dar una funcionalidad de central o periférico.
  2. Puntos de inserción disponibles. La distancia desde el punto de inserción hasta la ubicación dónde queremos alojar la punta nos da la longitud necesaria del catéter.
  3. Técnica de inserción que vamos a utilizar.
  4. Vena donde realizaremos la inserción. El diámetro de la vena elegida determinará el diámetro máximo del catéter que se puede utilizar, no pudiendo ocupar más de 1/3 de la vena.
  5. El catéter más pequeño que permita un rendimiento óptimo. Una vez tengamos claro cuál será la vena dónde se realizará la inserción, deberemos elegir el catéter que utilizaremos. Con el fin de evitar una mayor invasibidad, se intentará seleccionar el catéter de menor calibre posible.
  6. Tipo de terapia que precisará el paciente. Dependiendo de si ésta es continua o discontinua, y de si se precisarán infusiones simultáneas o no, el clínico seleccionará el tipo de catéter idóneo para su paciente.
  7. Compatibilidad entre las distintas infusiones. Este es uno de los criterios que se tienen en cuenta al seleccionar el número de luces necesarias para la terapia.
  8. Necesidad de monitorización. Al igual que el punto anterior, tendrá influencia en el número de luces de nuestro catéter.

criterios elección CICC

La gran variedad de catéteres que encontramos en el mercado permite que el profesional pueda adaptarse tanto a las medicaciones y número de infusiones, como a las características concretas de algunos fluidos como el contraste o la nutrición parenteral.

No todos los CVC permiten los mismos flujos, ni soportan la misma presión, por ello, es imprescindible leer las características técnicas proporcionadas por el fabricante, con el fin de seleccionar el catéter que mejor se adapte al tratamiento.

¿Cuántas luces?

Los catéteres con mayor cantidad de lúmenes se relacionan con un mayor riesgo de infección, por tanto, siempre se intentará utilizar el menor número de luces que garantice una buena gestión. [5,6,7]

No obstante, hay ocasiones en las que los requerimientos farmacológicos hacen que sea necesario contar con un gran número de luces, por suerte, en el mercado encontramos opciones de 3 luces en el caso de los PICC y de hasta de 7 luces en los CICC.

¿Qué luz utilizar?

Los lúmenes de los catéteres tienen diferentes características, por ello, una pregunta habitual es: ¿qué luz utilizo?

Con el fin de responder a esta pregunta, existen multitud de estudios en los que se analiza cada una de ellas. Con respecto a la lumen distal y proximal, parece haber consenso, no obstante, se encuentran diferentes opiniones acerca de la luz medial.

qué luz del cvc utilizar

Lumen distal.

Se trata del lumen de mayor calibre, por lo que se destinará a medicación puntual, principalmente aquella que deba ser infundida a altos flujos y elevada densidad como la albúmina.

Además, esta característica, unido a que es la luz más cercana al corazón, hace que sea la primera opción para la monitorización de la presión venosa central (PVC).

También, se utilizará el puerto distal para administraciones de fluidos como coloides o para transfusiones de sangre. [8,9]

Lumen proximal.

Se emplea para sedoanalgesia y aminas como la noradrenalina. [9,10]. También, se suele destinar para extracciones de sangre, esto se debe a que el rápido flujo de sangre de la vena cava superior transporta rápidamente las infusiones desde los lúmenes más distales, lo que podría afectar a los resultados de las pruebas de laboratorio al utilizar otros lúmenes. [11]

Lumen medial.

Se trata de la luz con menor calibre, y, aunque, muchos profesionales, la reservan para nutrición parenteral, no existen consenso al respecto. [8]

Otros clínicos, consideran que el puerto distal sería la mejor opción para la infusión de nutrición parenteral, por ser la que menor riesgo de coagulación presenta. [12]

Según este planteamiento, el tratamiento se distribuiría de la siguiente forma: [12]

  • Distal: nutrición parenteral exclusivamente, en caso de que el paciente la precise.
  • Medial: sueroterapia y drogas.
  • Proximal: medicación intermitente.
Como comentábamos, con respecto a la lumen distal y proximal existe consenso. No obstante, el debate sigue abierto en relación con el lumen medial y con el puerto ideal para la administración de nutrición parenteral.

Los estudios y guías son una excelente herramienta como punto de partida, pero la decisión final siempre debe ser evaluada por el profesional sanitario, nadie mejor que él conoce y es capaz de analizar las necesidades de sus pacientes.

Bibliografía

[1] Bannon, MP, Heller, SF y Rivera, M. (2011). Consideraciones anatómicas para la canulación venosa central. Gestión de riesgos y política sanitaria, 4, 27–39. https://doi.org/10.2147/RMHP.S10383

[2] Pittiruti, Mauro. Scoppettuolo, Giancarlo (2017). Manual GAVeCeLT sobre catéteres PICC y MIDLINE: Indicaciones, inserción, mantenimiento y gestión.  Edra.

[3] Gulias Herrero, Alfonso. (2016). Manual de terapéutica médica y procedimientos de urgencias. Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán”.

[4] Martínez Tovar, Tellassim Isabel; Gil Díaz, Emma Josette; López, María Yaritza. (2019). Indicaciones para el uso del catéter venoso central y el tiempo de colocación en los pacientes hospitalizados en el servicio de medicina interna del hospital Dr. Miguel Pérez Carreño. Revista Digital de Postgrado, vol. 8, núm. 3, 2019 Universidad Central de Venezuela, Venezuela.

[5] Hilton E, Haslett TM, Borenstein MT, Tucci V, Isenberg HD, Singer C. (1988) Central catheter infections: Single- versus triple-lumen catheters. Influence of guide wires on infection rates when used for replacement of catheters. Am J Med.

[6] Yeung C, May J, Hughes R. (1988) Infection rate for single lumen v triple lumen subclavian catheters.  Infect Control Hosp Epidemiol.

[7] Watson CM, Al-Hasan MN. (2014) Bloodstream infections and central line-associated bloodstream infections. Surg Clin North Am.

[8] Banco de Preguntas Preevid. ¿Cuál es la luz del catéter venoso central recomendada para la medición de la presión venosa central? Murciasalud, 2010. Disponible en http://www.murciasalud.es/preevid/18430

[9] Martínez Fernández-Llamazares, Cecilia. (2018). Dispositivos, técnicas y complicaciones en la administración de fármacos en pediatría/neonatología: papel de farmacéutico de hospital. Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (sefh).

[10] Manrique, Isidro. (2018). Uso de las luces de un Catéter Venoso Central para Enfermería: ¿qué va por dónde? Elenfermerodelpendiente.

[11] Vandijck, Dominique. Blot, Stijn. Labeau, Sonia. (2012). Encyclopedia of Intensive Care Medicine. Port Designation. Vincent, Jean-Louis, Hall, Jesse B. (Eds.)

[12] Carrero Caballero, Mª Carmen. García-Velasco Sánchez-Morago, Santiago. Triguero del Río, Nuria. Cita Martín, Julia. Castellano Jiménez, Beatriz. (2008). Actualización enfermera en accesos vasculares y terapia intravenosa. Difusión Avances de Enfermería (DAE S.L.)

 

4 Comentarios

  1. […] CATÉTERES MULTILUMEN: ¿QUÉ LUZ UTILIZAR? […]

  2. […] CATÉTERES MULTILUMEN: ¿QUÉ LUZ UTILIZAR? […]

  3. […] de los ítems que recogemos siempre en la hoja de inserción del catéter venoso central (PICC, CICC o FICC), son los centímetros totales del catéter. Además, muy importante escribir cuántos […]

  4. […] CATÉTERES MULTILUMEN: ¿QUÉ LUZ UTILIZAR? […]

Deja una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *